C O O K I E S ! para comérselas

¿Capaz o incapaz?

Por Drama Queen jueves, marzo 31, 2011

—¿Te atreves a bañarte en la playa?
—Si lo haces tú.

Dos tontos en una noche lluviosa con una playa a sus pies. Está permitido reír y desnudarse. Da igual que el frío congele los huesos. Gritarán de alegría, y se volverán locos por momentos. No vale jugar para rendirse antes de quitarse los pantalones. Retar cuando puedes cumplir. Deja que los dientes castañeen, las risas se contagien y una nueva tontería ocurra.


¿Capaz o Incapaz?



...capaz
Siempre me ha fascinado el poder de las palabras. Me han atraído como la miel lo hace con la abeja. Desde bien pequeña he disfrutado leyendo, tal vez demasiado poco pero he querido creer que era por no encontrar los libros adecuados —Obviando el gasto que tiene que hacer mi madre por la rapidez con la que los devoro- Cuando fui un poco más mayor, no mucho, unos trece años cayó en mis manos "Jane Eyre" y creo que ese fue el principio de un amor declarado. Después vino Cumbres Borrascosas para terminar pasandome a Jane Austen. Quizá demasiado joven para conseguir comprender del todo aquel mundo que me abrían esos libros de amor y pasiones. Aún así forjaron en mi personalidad el romanticismo y la gran búsqueda del amor. Sin embargo disfruté tanto de ellos que sigo leyendolos de vez en cuando. Abro páginas al azar y me pierdo entre sus palabras, otras veces sólo quiero disfrutar volviendo a leer una parte de mí. Con el tiempo entiendo más, pero también encuentro significados diferentes. Ayudan a mejorar mi estado de ánimo o me acompañan en tardes tristes.
Casi a la vez ocurría lo que espero que marque mi futuro: comencé a hilar mis primeras palabras. Todo fue casualidad, historias de una fan para fans que terminaron por convertirse en historias de amor para mi misma. Tantas y tantas reflexiones dejadas en elucubradas noches. Sueños de personajes que quise dar a conocer. Me gustaba ver sonreír a la gente cuando leía lo que yo escribía; es una sensación especial. Por un instante conectas con esa persona que te sonrie al alcanzar eso que tú intentas transmitir. La forma tan pasional y difícil con la que he vivido mi vida me ha ayudado mucho. Era una inspiración viva, suena extraño tal vez incluso pedante pero es que era así. Seguramente ahora escriba mejor y tenga mayores recursos pero soy incapaz de transmitir como lo hacia antes. Leo cosas de hace años y no me reconozco; tengo mil fallos sí, pero me emocionan. A veces creo que las palabras me traicionan, que ya no quieren aliarse conmigo. Por mucho que escriba, y mejore sigo viendolas carentes de sentido o emoción, es como si los sentimientos se hubiesen esfumado. Tengo muchas cosas que decir, y nunca se por donde empezar, sólo espero volver a tener esa cosa que tantas sonrisas robó en el pasado.

Desayuno con zapatos

Por Drama Queen lunes, marzo 28, 2011

La niña saltó de su cama. Hoy era el día de su cumpleaños, por fin se había hecho mayor; seis años. La gustaba ese número, el seis parecía tan perfecto, además por fin era una mujercita, o eso había dicho su padre.
Sonrió mirando su muñeca favorita y no pudo evitar abrazarla. Mamá la había dicho el día anterior que a lo largo de la vida vas olvidando cosas, como por ejemplo abrazar a tu muñeca. Por supuesto ella había abierto los ojos como platos, jamás se olvidaría de abrazar a Suri —así se llamaba— aunque pasasen milenios, y esa misma noche después de que su madre la diese el beso de buenas noches lo prometió mirando a las estrellas mientras estrechaba contra su pecho a Suri.

Hoy era sábado, que día maravilloso, cumpleaños y sin colegio. Caminó hasta el balcón y dejó que la luz entrase. El sol brilló al posarse sobre los ojos marrones, mientras que el viento fresco de una mañana primaveral jugaba a mecer el pelo negro. Varios tirabuzones jugaban en la espalda de la niña. Un camisón de tirantes blanco era lo único que vestía. La encantaba estar descalza, sin embargo su madre solía reñirla con frecuencia por hacerlo. Ella antes era una niña y ahora una mujercita, ya podía tomar esas decisiones y si mamá tenía idea de reñirla la contaría lo bien que se siente cuando toca el suelo con los pies. Una extraña sensación de conexión, además la gustaba tener los pies fríos, que no significaba frío en los pies. Rió para si misma, recordó una frase que la abuela había dicho una tarde «el orden de los factores a veces si altera el producto» ella no lo había entendido, no sabía que eran factores ni a que clase de producto se refería, pero tenía la sensación de que la abuela hubiera dicho eso.

La calle estaba llena de gente, debía ser el mediodía. Veía como los ancianos estaban sentados en los bancos más cercanos al parque charlando. ¿Sobre que hablarían las personas tan mayores? Seguro que sobre fútbol siendo hombres, o eso decía Almudena, su hermana mayor. A veces ella escuchaba a escondidas conversaciones de Almudena, y había llegado a la conclusión de que únicamente hablaba de chicos y casi siempre para quejarse de ellos. Ella no entendía muy bien porque entonces seguía hablando con esos «imbéciles mujeriegos sin ningún sentido del amor» como los había catalogado Almudena una vez mientras hablaba con Sonia, su mejor amiga. Ella cuando en su clase discutía con algún niño no le hablaba durante semanas, aunque terminaban por perdonarse. En cambio Almudena parecía enfadada todo el tiempo, o a veces estaba en otro mundo. Mamá había dicho que era la adolescencia.
Se fijó en el parque, había muchas madres, ninguna tan guapa como la suya claro, charlaban animadamente mientras los niños jugaban. Había de todas las edades, incluso estaba Amalia esa niña estirada que discutía con ella por todo; era insoportable. Ahora ella mandaría, esa idiota de Amalia sólo tenía cinco años, sin embargo ella ya había cumplido los seis. Alberto estaba a su lado, tendría que hablar seriamente con él. Si era su mejor amigo no podía hablar con Amalia, estaba segura que eso era alta traición.

Volvió a entrar en la habitación pensando en que la regalarían ese día. Seguramente un montón de ropa y juguetes. Que feliz estaba. Caminó de un lado a otro de la habitación meditando sobre como debía salir a desayunar. ¿Las niñas mayores como lo hacían? Ella se sentía especial ese día, pero no más especial que en otros cumpleaños, ni tan siquiera notaba nada que la hiciese mayor. Sin querer tropezó con una caja; estaba envuelta en papel de regalo. No se había percatado en ningún momento. La miró deseosa para terminar cogiéndola. Se sentó en la cama con ella en su regazo. ¿Que podía ser? Su madre la había dejado ahí para que ella lo abriese sola.
Primero quitó el gran lazo de color marfil que sujetaba toda la caja. Suspiró a la vez que comenzaba a desenvolver el papel liso rosa pálido que guardaba su regalo. Estaba nerviosa. Con sumo cuidado intentando no romper ni un poco, sentía que eso era importante. Nada más acabar se abalanzó a abrir la caja; eran unos zapatos.
Rojos, brillantes, con una tira y un pequeño botoncito. Eran hermosos, tan iguales a muchos otros y diferentes. Se la cortó la respiración, eran los zapatos. Los había visto meses antes en una tienda del centro y pidió a su madre que se los comprase. Ella dijo que no, que ya tenía muchos zapatos, pero aún así se los había regalado. Desde ese día serian sus zapatos preferidos, no cabía de la emoción, y pese a que aún estaba en camisón se los puso para salir corriendo a los brazos de su madre. Al ponérselos se sintió por fin una niña mayor, lo que tanto había deseado.


Así me siento en un día como hoy, como una niña de seis años estrenando los zapatos rojos que tanto había pedido y deseado. Esos zapatos que sabía le acompañarían en la nueva aventura de ser una niña mayor. Feliz, con una sensación de gozo personal increíble.

cuando pierdo el sentido

Por Drama Queen sábado, marzo 26, 2011

Lágrimas saladas que se dibujan como sueños rotos en un rostro aún sin marcar por el paso del tiempo. Princesa sin cuento y siempre encerrada en la torre alta de un castillo desconocido. País donde las sonrisas se vuelven macabras y las miradas de cariño hacen daño. Soñadora sin sueños asolada por noches en blanco. Cortesano de palabras vacías y corazón perdido. Tiempo engañoso deja respirar para después ahogarte. Canción sin notas y letra descolorida. Historia con final amargo suspendido en la eternidad de la duda. Libro desgastado con mala letra y demasiados tachones. Tango bailado a la luz de la Luna entre víctima y asesino. Miedo que sonríe viéndose triunfante.

¡Me renuevo!

Por Drama Queen viernes, marzo 25, 2011 , ,

¡Hola! ¡Hola! ¡Hola! Tengo ya varias escritas pero quería hacer un poco de egoblog, ¿y a qué se debe? pues porque he puesto una nueva cabecera que espero que os guste. Ya no doy mas vueltas al blog, pero bueno creo que ir cambiando de foto cada cierto tiempo mitigará mis cambios bruscos de diseño. La cosa es que he nombrado esa foto como "beat of my heart" es una canción de Hilary Duff -antigua, claro- que me sube el ánimo. Ultimamente voy recordando muchas canciones que me gustan y tienen un ritmo que me hace bailar. Supongo que todo tiene que ver con mi estado de ánimo; feliz.

Otras cosas, ¿sabéis que ya dentro de una entrada haré mis cien entradas? ¿y qué el mes que viene haré un año con el blog? Estoy muy feliz, aunque haciendo balance 365 días que tiene el año y 100 entradas me parece poco, pero bueno. Los últimos meses he cogido un ritmo que no tenía antes, aún así me veo distraída. Echo de menos pasarme con más asiduidad por los blogs, en concreto por los de esas personas que se molestan en leerme a mi, que os quiero dar las gracias. Siempre me han dicho que es de bien nacida ser agradecida, y aunque no os tengo que leer por obligación me gusta hacerlo. Con algunas voy creando casi hasta vinculos, en muchas ocasiones es como si os conociese. O voy por la calle pasa algo y me acuerdo de aquello que escribió una que es exactamente lo que me ocurre en ese momento. Presiento que me estoy poniendo sensible, la cuestiñon es que gracias, por todo. No soy de que me lea mucha gente, ya véis tengo pocos seguidores y si tuviera 200 más seguiría siendo igual de feliz con vosotros, que sois los que me acompañáis y me recordáis con vuestros comentarios que a veces incluso escribo cosas coherentes.

Estoy feliz, parece ser que las cosas vuelven a ponerse en su lugar, como dicen las malhabladas "cada zorra en su esquina" cuestión de tiempo supongo. La paciencia nunca ha sido una de mis virtudes, o sí cuando se ha tratado de venganzas. Para eso soy lenta y de paso seguro, pero para nada más. Eso ha sido muy de malvada, ¡tampoco he llevado a cabo muchas! Me desvío, la finalidad de hoy es que estoy feliz y me apetecía dejarlo escrito. Quiero leerlo dentro de cuatro meses y diga "que bien estaba yo" como siempre dejando cosas para mi recuerda, y esta vez sin ninguna clave escondida, diciendolo alto y con ganas: estoy feliz.


Por último gran recomendación: "El discurso del Rey" A ver si os doy mi opinión, que tampoco lo hice con Carolina se enamora, la semana que viene ambas.


BEAT OF MY HEART

0-1, en contra

Por Drama Queen miércoles, marzo 23, 2011

Ella lo miró buscando algo que sabía no encontraría. Agachó la cabeza y se dejó besar. No sabe a miel todo lo que parece bonito. Quiso borrar el tiempo, la alegría y la esperanza. ¿Qué podía hacer cuando sabía que había perdido? Retirarse no, era incapaz. Seguir jugando aunque allí se dejase el corazón. Suspiró para si misma, no la gustaba la idea de ir a la guerra sabiendo que ella sería la perdedora vestida de alma, sinceridad y dolor. Él volvió a perderse en el hueco de su hombro; aquello la encantaba pero no debía dejarse llevar. Cerró los ojos y pensó que una última vez no podía ser tan mala.

Pobre niña nunca supo elegir. Tropezaría tantas veces con chicos de palabra fácil, risas ahogadas y amor de mentira que no podría contarlos con las manos. Ella sabía que había nacido para curtirse en esas batallas. Vivir intensamente lo insignificante para otros, tenía sus consecuencias. Pero es que ella se alimentaba de eso; de su propio dolor.

Atrevete a jugar

Por Drama Queen martes, marzo 22, 2011 ,

Atrévete a jugar, porque es en lo que he convertido al amor.
Un juego que me hace reír de la misma forma que llorar.
Las reglas las iremos poniendo sobre la marcha. Cuando tu quieras amarme te dejaré.
Si me apetece quererte te alejarás. Los besos están permitidos, los abrazos también.
Sonrisas en la noche sólo si ese día te has portado bien. Quizá incluso te deje cogerme de la mano.
Nada de besos en público, ni fotos juntos. Que no haya ninguna prueba de que estuvimos juntos.
No quiero tener que volver a borrar todo y decir que te fuiste.
Al principio me lo pondrás fácil; te gustaré y lo dejarás claro. Luego si quieres puedes hacerte el difícil.
Disfrutarás de la misma forma en que yo callaré. Me dirás mentiras piadosas para hacerme un poco más feliz. Intentarás que nada salga mal, aunque yo esté continuamente estropeándolo.
No habrá vueltas atrás. Si juegas que sea para ganar y con todas las consecuencias. Si pierdo olvidaré que jugamos juntos. Hazlo tu también. Que parezca que esto nunca existió, ni tan siquiera que nos conocimos. Si alguien pregunta por el otro responderemos con un ¿Quién? convincente. Recuerda cumplir todo lo que acordemos, no hay porque dejar de ser jóvenes con palabra.


*Clausula: Sobretodo acuérdate de no hacerme daño.


¿Te atreves a jugar?

Highway to hell

Por Drama Queen lunes, marzo 21, 2011



highway to hell - AC/DC

Amor, amor

Por Drama Queen jueves, marzo 17, 2011

Ya ha pasado tanto que casi ni recuerdo cuando me abrazabas. No fueron muchas veces, las suficientes, tal vez tan pocas como yo quise. ¿Qué fuimos tú y yo? Seguramente una sonrisa fugaz esparcida en el tiempo. Yo siempre te recordaré, en cambio tú a mí... Esa historia es diferente. Me enseñaste que no todos vivimos las mismas cosas con igual intensidad. A ti te falto de mí, a mí me falto hablarte a ti. Seguramente lo más complicado cuando entro en aquellos recuerdos es saber que yo no fui yo, y que todo se agotó por no saber dar. Te quise, lo sabes ¿verdad? Aún no lo tengo demasiado claro. Te dije demasiadas pocas veces lo feliz que me hacías.
El silencio hizo presencia para dejarte vivir tu más bonita historia de amor, tampoco te supo a miel. Yo me quedé vagando, sin ti y sin mi mejor amigo; tú. Muchos años dando vueltas perdida, más culpa mía que de nadie, y sigo intentado encontrar el camino.
Ahora volvemos hablar aunque ya nada es como antes. No te quiero, ni te querré pero es inevitable que no eche de menos lo que un día me diste. Algunas veces intento recuperar esa forma tan idiota en que me molestabas, y por un segundo siento que somos aquellos niños.


Hoy me apetecía dedicarle este pequeño huequecito a él, el pasado es lo que marcará mi futuro. Es extraño como sigo guardando su recuerdo, y lo feliz que me hace. Me enseñó a querer, y estaré eternamente agradecida.

Dejando esto a un lado, ¿alguien ha visto "Cisne Negro"? Es que he leído por ahí comentarios de tías que únicamente dicen que las ha puesto cachondas. Suena soez, pero es verdad. Sé que ha estado nominada a varios Oscar, e incluso creo que vi algo del trailer, pero si me contáis de que va mejor. Prefiero personas a sipnosis.

Cinco susurros con nombre

Por Drama Queen miércoles, marzo 16, 2011 ,

Te hablaré de cinco cosas, pequeñas, simples y que tanto cuesta admitir. No dejes que tus ojos parpadeen, ni tan siquiera que te tiemblen las piernas. Por una vez muestrate valiente conmigo, yo siempre lo he intentado contigo.


0.1 ¿Dónde estás? Y a ti que te importa - Despistaos: Tengo la sensación de haber pasado millones de años juntos, y todo se ha vuelto tan raro. Tus sonrisas ya no me llenan, prometo que lo intento, pero no. Cuando me hablas tu voz no suena tan real, sólo como un último esfuerzo antes de que caigamos por el precipicio. Te he querido tanto que dueles, te quiero tanto que sigues doliendo, sin embargo es un dolor agridulce. No me gusta, pero tampoco me disgusta. Quisiera poder abrirme y contarte todo lo que me pasa, pero es imposible. Espero en silencio a recuperarte.

0.2 Usando menos el coco y un poquito más la piel, porque somos lo que somos - ECDL: Ha dejado de preocuparme el tiempo, ya no quiero divertirme, ni reír, no contigo. ¿Tan difícil es entenderme? ¿Tanto orgullo te hago perder? No quiero pensar en el pasado, pero me obligas. Aún recuerdo tus miradas de asco por mi sola presencia, el tiempo pone a cada uno en su lugar. Yo estoy rodeada de sonrisas de verdad, tú en soledad. Seguramente sea momento de que te perdones a ti misma, porque a mi ya no me interesan tus palabras. Quedas tan lejos en mi calle de sentimientos que estoy pensando en borrarte.

0.3 Quiero pensar que eres la suerte que me abriga del frío - ECDL: Eres la sorpresa que llegó en medio de una larga tempestad. La persona que más fácil ha llegado a mi alma, tal vez la única. No sabes lo inmensamente feliz que me hace tenerte a mi lado. Aunque los segundos pasen, y cada discusión parezca que nos deje en la frontera de la ruptura tú y yo siempre volvemos. Nos comprendemos y sabemos reírnos. Quizá no eres quien tiene las palabras exactas, ni da los abrazos necesarios pero hemos aprendido a entender los silencios.

0.4 Porque nada es importante cuando hacemos los recuerdos por las calles - Maldita Nerea: Si vamos a bailar que sea de verdad, si quieres gritarme te dejaré, incluso si te apetece pegarme creo que accederé. La vida a veces nos da segundas oportunidades, y tú eres mi segunda oportunidad. Nunca he creído en segundas partes y en cambio vivo disfrutando de ti, intentando sumergirme en tu mundo para después volar hacia al cielo.

0.5 Una mirada no dice nada y al mismo tiempo lo dice todo - Xhelazz: Deja que me pierda en tus ojos, no quiero encontrarme. Tengo miedo, que estúpido suena si lo digo en voz alta, tanto como aquello que suspiré cuando me besaste. Prometo que escrito era más bonito, más real. Tal vez tengas razón y mis historias de princesas si las cuento con voz desgarrada por el placer de tenerte a mi lado suene más absurdo de lo que parecen ser en papel. Se me olvidaba que ellas no podían perderse en sus gemidos de placer. No hagas trampas, no me mires que si no sabré que todo es mentira.

El Hiyab

Por Drama Queen martes, marzo 15, 2011 , ,

Hoy no sé si habéis visto la entrevista de Ana Pastor para RTVE al presidente iraní Mahmud Ahmadineyad. La podéis encontrar en la página web de la cadena pública, y yo recomiendo encarecidamente que la veáis. A mí me ha gustado, las preguntas cuanto menos han sido valientes, obligandole a tirar del discurso que todos los represores de un pueblo tienen. Como siempre el mismo vacío pero no puedo evitar un poco de satisfacción al verlos acorralados en sus propias acciones y palabras. Pero no quiero entrar en eso, me apetece hablar sobre el Hiyab o velo islámico. Ana Pastor a medida que pasaba la entrevista iba dejando que éste cayese sobre sus hombros (en Irán es obligatorio el uso del Hiyab) algunos lo tomarán como una gran hazaña, en mi opinión una agresión innecesaria.

El Hiyab, traducido al castellano como velo aparece en varias ocasiones en el Corán. Como veremos en el siguiente verso se habla de una forma figurada:
Y cuando les pidáis algo a ellas hacedlo detrás de un velo: es más puro para vuestros corazones y para los suyos.
(Corán, 33,59)
Recordaros a los cristianos que el Corán está escrito de la misma forma que la Biblia; con muchos recursos estilísticos, y en éste caso una metáfora. En muchas ramas del Cristianismo sé es muy literal con la Biblia llevando a un extremo. Con el Islam es igual, hay gente extremista y otros no, pero nos empeñamos en intentar liberarlos de las garras de la religión, sólo porque nosotros lo hemos dejado en el pasado. ¿Acaso occidente es la palabra que debemos seguir todos? Veo a mujeres días y días que se rasgan las vestiduras porque las islámicas están reprimidas bajo Hiyabs ¿alguien las ha preguntado si quieren llevarlo? Dicen que nos denigran como mujeres, y nos quita derechos. ¿Acaso una prenda te hace más o menos mujer? A mí me parece que no. A decir verdad el Hiyab no pretende opacar a la mujer, sino que su atractivo no sea tan físico. Que cuando un hombre te mire vea más allá de tu pelo y tus hombros desnudos. Puede parecernos obsoleto, a mí me lo parece, pero lo respeto.
Continuamente veo como comparan en la televisión el Hiyab con gorros y por esa razón debes quitártelo en un aula. ¿Eso es justo? No lo creo. Algo tan importante para ellos no puede calificarse únicamente como prenda de vestir que tapa la cabeza. Supuestamente somos un país laico y por eso debemos quitar los signos religiosos, ¿a alguien le han pedido su medalla de la comunión o el crucifijo que lleva colgado de una cadena? Estoy segura que no. ¿No se supone que dentro de ese estatus laico también está la opción religiosa? Cada día demostramos que no.

¿Sabéis? Ellas son felices con su Hiyab. Lo sé, lo he constatado, no con un Hiyab pero si con otras costumbres. He visto como mis primas, y mujeres de mi familia en general son totalmente felices con cosas que para mi estarían coartando mi libertad. Ellas han sido educadas así y nadie tiene derecho a dudar de ello. Incluso puedo decir que muchas de ellas son más felices que mujeres libres del mundo occidental. ¿Por qué lo nuestro es libertad y lo que ellas tienen no? Yo puedo catalogar como libertinaje lo que veo día a día en nuestras calles. ¿Nuestras costumbres deben ser lo correcto sí o sí? ¡Que alguien me explique donde está la libertad ahí! La libre elección está totalmente suprimida.

Hay muchas leyes instauradas en los mundos islámicos que si son dañinas, y podemos decir que atentan a la integridad de las personas, pero el Hiyab no creo que sea una de ellas. Es una muestra de respeto, y dignidad. A nosotros nos cuesta comprenderlo, pero ellos son felices así. Nos creemos continuamente los salvadores del mundo, los que debemos adelantar a las personas que nos rodean, ¿nadie se acuerda cuando vivíamos bajo las reglas de la religión, dictadores y otras lindezas? Nosotros decidimos cuando decir basta, es cuestión de tiempo, cultura e ideas. Pero no somos nadie para obligar a otros a que dejen a un lado sus ideales para seguirnos con la cabeza agachada y digan sí a todo lo que nosotros somos. La solución no es invadir países, derrocar a sus dictadores e intentar instaurar lo que creemos correcto. Dejemos que ellos solos sean quienes abanderen sus necesidades e ideas, el pueblo es sabio y todo precisa su tiempo.


Respecto a lo que ha hecho Ana Pastor es una falta de educación, a nadie se le ocurriría ir al Vaticano, sentarse frente al Papa y romper un crucifijo ¿verdad? Entonces ¿por qué podemos ir a casa de un islámico y quitarnos el Hiyab?

cansada

Por Drama Queen domingo, marzo 13, 2011 ,

¡Estoy muy cansada! Ha sido un fin de semana intenso, no sólo por las dos noches de fiesta sino que también he tenido que representar un teatro, que para colmo fue horrible. Se me olvidó el texto y tuvieron que chivarme algo, aún así no lo hice nada mal. Creo. Más bien lo espero.

¿Hacía cuanto que no dejaba el blog tan abandonado? ¡Ya casi ni lo recuerdo! Mañana volveré como siempre, con muchas ganas además. He visto actualizaciones por ahí de todo el mundo, y prometo ponerme a leer como una loca. Ya no estaré tan dispersa y tengo que centrarme, creo que lo necesito. Han sido un par de semanas de estrés y algo de locura. Los fines de semana cuanto menos han sido intensos en cuestión de salir y dormir pocas horas, y el resto de los días puedo calificarlos como... montaña rusa. Cuando algo me ponía feliz, otra cosa me hacía enfadar. De igual forma confío en que el tiempo ponga a todos en su lugar.

Como noticia ya he terminado Carolina se enamora, dentro de poco valoración global. Aunque cueste creerlo después de lo que dije de ello... No será tan mala.

Hoy me despido con un propósito y es intentar hacer cada una de estas cosas que Pablo Neruda supo plasmar:

Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos.

Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo,
no convertir en realidad tus sueños.

Queda prohibido no demostrar tu amor,
hacer que alguien pague tus deudas y el mal humor.

Queda prohibido dejar a tus amigos,
no intentar comprender lo que vivieron juntos,
llamarles solo cuando los necesitas.

Queda prohibido no ser tú ante la gente,
fingir ante las personas que no te importan,
hacerte el gracioso con tal de que te recuerden,
olvidar a toda la gente que te quiere.

Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo,
tener miedo a la vida y a sus compromisos,
no vivir cada día como si fuera un ultimo suspiro.

Queda prohibido echar a alguien de menos sin
alegrarte, olvidar sus ojos, su risa,
todo porque sus caminos han dejado de abrazarse,
olvidar su pasado y pagarlo con su presente.

Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen mas que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,
no vivir tu vida con una actitud positiva,
no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti este mundo no sería igual.


Sé que os gustará. Así que disfrutad y pensar sobre ello.
"...me puedo olvidar de todos los malos momentos; convertir en virtud defectos.
Desterrar la vulgaridad aunque sólo sea un momento y sentir que no estamos muertos.
No es placer: es necesidad. Es viento, es lluvia, es fuego, derramar todos mis secretos.
Y busqué en el fondo del mar, en las montañas y en el cielo la manera de hacer realidad mis sueños.
Encontré en el corazón el mapa de los sentimientos. Ya lo ves... no estaba tan lejos.
No es placer: es necesidad. Es viento, es lluvia, es fuego, derramar todos mis secretos.
Esnifar los rayos del sol y descongelar el cerebro y sentir que no estamos muertos..."

-Puede ser...
-¿Puede ser? Es, es... ¡para que engañarte a ti misma!
-Porque así soy feliz, tampoco creo que sea un delito.
-La ignorancia es la felicidad, ya lo dice mi madre. Pero lo tuyo es de imbéciles.
-Calla, dejemos que esto fluya. Mañana si quieres hablamos sobre esto, me riñes y me recuerdas que soy idiota.
-Idiota no, imbécil. No pongas en mi boca palabras que no son.
-¿Qué haría sin ti?
-Sin mí no serías tú.

Las conversaciones absurdas entre amigas son las más bonitas para dejarte llevar. Ella es tú pizca de cordura en un momento de locura.

standby

Por Drama Queen martes, marzo 08, 2011 , , ,

Con esta foto ya doy por cerrado el Carnaval 2011. Ahora llega otras cosas relacionadas con el Carnaval pero prefiero pensar que es un punto y a parte.
A ver si me pongo al día con todos los blogs que tengo que leer, porque estoy super dispersa. Sigo pasandome por aquí para dar señales de vida, pero en general ando bastante ausente. Digamos que de nuevo parece que se acerca una gran tormenta, cuando todavía estamos en medio de otra. Ya puede brillar el Sol en la calle porque es lo único que aparecerá.

Hoy os dejo con un vídeo que a los seguidores de Aída nos encantará: Eurovisión, la Lore y la Macu. Sin duda el próximo hit del verano.


que decepción

Por Drama Queen domingo, marzo 06, 2011 ,

El título de esta entrada resume todo: decepción. Desde la primera letra hasta la última. Todo lo que podía salir mal ha salido. Ya os dije la primera semana de Enero (sino mirad hacia atrás) que este no iba a ser mi año, y ya hemos empezado. Tengo miedo de los próximos meses y verano, que suponía iba a ser por lo menos la mitad de bueno que el del año pasado pero ya estoy asumiendo que no.

El primer día de Carnaval, fue genial con Dora. Dentro de lo que cabe no me lo pasé mal, con mis amigas estuvo todo bien. Tal vez echábamos de menos a las que faltaron. Debíamos haber aprovechado ese día para hacer todo lo que pensábamos hacer el sábado, porque por supuesto el sábado no salió nada. Para mi gusto (y eso que fui de las que quería si o si) fallamos con el traje. Mucha gente con el mismo, poca gracia, no supimos llevarlo. No sé, realmente tampoco se que ha pasado. Yo sólo me vi enfadada ya desde las nueve de la noche, con pocas ganas de cosas y como era de suponer después de bebernos litros de alcohol... con ganas de buscar gresca. Y de esa forma salió todo, yo toda la noche encontrando defectos, con borderías, malas palabras y descontento. ¡Ni tan siquiera me perdí! Mira que eso es un ritual, pues nada, toda la noche pegada a las faldas de tres de mis amigas.
Lo mejor de los dos días es que conocí a Youtube, Fuck Yea y me dejaron ser Forever Alone y Trolling Face. ¡Ah! También estuve con el Duque...


No quiero pensar más en Carnaval, quiero dejarlo ahí como si jamás hubiese ocurrido.


Dejo constancia de esto, porque quiero leerlo el año que viene y emocionarme sabiendo que el Carnaval 2012 ha sido mejor.

Todo es tu culpa Albus Severus Potter.

Por Drama Queen jueves, marzo 03, 2011 ,

Segundo capítulo
Primer año

El primer año fue complicado, más de lo que ella jamás hubiese imaginado.
Los primeros meses los pasó sin dirigir la palabra a Albus, no lo trataba ni bien ni mal simplemente había impuesto la ley del silencio. Cuando se cruzaban ella miraba hacia otro lado, y aunque al principio Albus intentaba persuadirla se rindió. Las clases que compartían, que por desgracia eran muchas, Rose siempre se sentaba en primera fila compartiendo mesa junto a Lizzie, a diferencia de Albus que estaba casi al final de la clase junto a Lorcan.

Pese a que no se hablasen ella intentaba estar informada sobre como estaba Albus y que solía hacer, con quien se juntaba y todo lo relacionado con él, ya que la ley del silencio no se la aplicó a Lorcan. Si bien él también estaba en Slytherin no era el mismo caso que Albus, puesto que su padre había pertenecido a esa casa. Además tampoco era su primo favorito con el que se había prometido vivir todas las experiencias juntos.
Sus primos hablaban perfectamente con Albus, aunque James ahora lo molestaba más incluso que antes. Sabía que Ginny le había enviado más de cinco vociferadores a James diciéndole que no molestase a su hermano, pero no servían de nada.
Rose recordaba que una vez James hizo que Albus tropecase en medio del Gran Comedor haciendo reír a todo el mundo. Cuando Albus fue a pedirle explicaciones James se defendió diciendo que no podía hacer la vista gorda con los Slytherin porque él fuese su hermano.

La separación de Albus tuvo algo bueno y es que al estar sola se vio forzada a ser más receptiva con la gente. Rose era una chica tímida y algo callada, así que la costaba tener amigos, pero como siempre estaba Albus no la importaba demasiado. Ahora ya no era el caso, pero la solución fue feliz: conocer a Lizzie. Rose nunca creyó que podía llevarse tan bien con alguien que no fuese de su familia. Se entendían mucho, aunque Lizzie fuese algo más alocada y transgresora que ella. A Rose la gustaba pasar su tiempo con ella, cuando estaba triste Lizzie la hacía reír, y ella en compensación la ayudaba con sus trabajos y a estudiar. Sin duda ambas habían llegado a un alto grado de compenetración, por ello Rose era feliz.

Durante ese tiempo su madre la había escrito todos los días aconsejándola que arreglase sus diferencias con Albus, siempre serían primos y pertenecer a diferentes casas no tenía porqué marcarles la relación de por vida. Rose pensaba que su madre tenía algo de razón pero su orgullo le impedía acercarse demasiado, además de que estaba realmente molesta. Las cartas de su padre eran bastante más reconfortables y sin ese deje de reprobación que ponía Hermione. Él la entendía mejor y la apoyaba diciéndola que seguramente todo pasaría y se sentiría con ganas para ir hablar con Albus. También la hacia saber que él actuaría de la misma forma, que no se preocupase, todo estaba en los genes y algo tenía que tener de él además del pelo rojo. Rose siempre reía con este comentario, le parecía admirable que su padre se echase la culpa de como actuaba ella.
Seguramente la peor sensación fue cuando recibió una carta de su tía Ginny y su tío Harry. Cuando vio su lechuza sus piernas temblaron, ¿estarían muy enfadados? A fin de cuentas Albus era su hijo... Tardó casi tres días en abrir la carta y se sintió sorprendida al ver las palabras que sus tíos la dirigían. No había reproches ni enfados, más bien mucho cariño y ánimo. La prometían que ellos no la juzgarían, pero que debía pensar seriamente sobre lo que hacía puesto que Albus si que estaba triste, así que daban por supuesto que ella también. Rose bufó al leer eso, su primo no parecía muy triste cuando se pasaba el día con Lorcan y ese Scorpius Malfoy haciendo travesuras y volviendo locas las clases.

¡Ese Scorpius Malfoy era un verdadero idiota! Y otra de las razones por las que no quería hablar con su primo. Como la dijo su padre antes de partir: no te juntes con él, y así lo iba hacer.
Ese niño repelente y presuntuoso siempre la miraba por encima del hombro, como si fuese mejor que ella. En clase casi se pegaban por ver quien contestaba antes y mejor, y aunque la costase admitirlo a veces él ganaba. Cuando ocurría eso ponía una sonrisa de suficiencia para después cruzar miradas donde Rose veía burla en sus ojos.
Además estaba segura que esa tendencia de Albus y Lorcan a meterse en líos estaba movida por ese maldito rubio.
No en vano tenían miles de discusiones, aún recordaba cual el primero que la hizo verdaderamente daño y que comenzó todo.

El profesor de Pociones los había mandado una redacción de treinta pulgadas. Así que esa misma tarde Rose fue a la Biblioteca para hacerla. Nada más entrar observó que Malfoy estaba sentado en la mesa que ella solía ponerse. «Empezamos bien» pensó, pero no iba a cambiar sus hábitos por él, así que se sentó en ese mismo lugar.

—Weasley hay mesas libres —Dijo él sin mirarla—
—Pues ya sabes, vete. Esta es mi mesa. —Rose sonrió con suficiencia, a ver que pensaba ese engreído—
—¿Ah si? ¿Dónde pone tu nombre? —Contestó burlón. Estaba claro que iba a dar guerra, así que Rose suspiró y negó con la cabeza. No pensaba entrar en su juego, sin pensarlo fue a buscar los libros que necesitaba —Espera, espera tal vez aquí lo ponga «Aburrida Fea Weasley»

Rose lo miró con odio y haciendo acopio de todas sus fuerzas evitó saltar sobre él y estrangularlo con sus propias manos. Si esa era la clase de amigos que tenía Albus significaba que había cambiado mucho. Aunque debía reconocer que Malfoy sólo se metía con ella cuando Albus no estaba delante.

La Navidad llegó y consigo trajo un viejo regalo: a Albus. Las visitas a la Madriguera los obligó a verse más y muy cerca. Sus padres y primos no querían inmiscuirse en los problemas, e intentaban llevarlo con calma pero sus abuelos eran otro tema. Sufrían mucho viendolos sin dirigirse la palabra, en más de una ocasión en las cenas Molly apostillaba anécdotas sobre ellos dos juntos. Entonces todos se callaban y tanto Rose como Albus sonreían fríamente.
La noche de Navidad todo explotó. Rose no sabía quien sacó el tema, pero en cuestión de minutos se vio de pie gritando:

—¡Es amigo de Scorpius Malfoy! ¿Como queréis que tolere algo así?
—Por lo menos él me habla, dejando a un lado que es agradable y mi amigo —Contestó serenamente Albus.
—¿Agradable? ¡Siempre esta haciéndome enfadar e irritándome cuando tú no estas delante—

Nadie dijo nada, todos sabían que Albus y el hijo de Malfoy eran muy amigos, y no pensaban mal, excepto Ron. Este era un punto en el que estaba totalmente de acuerdo con su hija. Sin que nadie lo oyese susurró a Hermione que lo pensaba matar, nadie se metía con su hija y salía sin ningún tipo de daño. Hermione primero lo riñó para después darle un pequeño beso y sonreír por haberse casado con el mejor hombre del mundo.
Rose odiaba eso de Albus, que ella estuviera histérica y el mantuviese tranquilo. La miraba con ojos serenos como si estuviesen hablando del tiempo.
Arthur y Molly cruzaron miradas para después levantarse. Llevaron a rastras a sus nietos a una habitación y los encerraron alegando que si no lo arreglaban, se matarían el uno al otro.

—Vosotros no me miréis así —Dijo Molly mirando a la familia— Que soportéis que vuestros hijos no se hablen y se maten con miradas, no significa que yo no piense hacer nada.

De esa manera, el nuevo año comenzó sin ley del silencio. Rose y Albus se toleraban, pero ya no era como antes. Cuando se veían se saludaban, e intentaban mantener por lo menos una conversación cada dos días pero no había el mismo entendimiento. Rose sentía que hablaban en idiomas y códigos diferentes. Se repetía una y otra vez que Albus no había cambiado, llegando a la conclusión de que quien había cambiado era ella.

Sin duda lo mejor de todo el año habían sido las clases de aprendizaje a volar. Rose ya sabía así que no las necesitaba. Desde que tenía uso de razón jugaba al Quidditch con todos sus primos y tíos. Se alegraba el haber heredado eso de su padre, no entendía como su madre no encontraba nada divertido en ello.
Le encantaba la idea de llegar a segundo y poder presentarse a las pruebas para el equipo. Sabia que la mayor parte de los jugadores eran de séptimo así que se iban a graduar. Su primo James era reserva, casi con toda seguridad el próximo año el estaría en el equipo. Él jugaba como buscador y lo hacía muy bien, no entendía porque aún no estaba en el primer equipo, era mucho mejor que ese Sanders.

Con esas ideas llegó el fin de año. Sus notas eran inmejorables, estaba segura que las mejores de todo su curso, aunque eso la daba un poco igual. No, realmente no. La llenaba de orgullo poder decir eso, su madre estaría muy contenta con ella. El profesor Longbottom, Jefe de su casa y amigo íntimo de la familia también la había dado sus felicitaciones. La dijo que se pasaría por su casa en una semana y la llevaría un regalo. Rose nunca terminaba de acostumbrarse a que personas como Neville que eran casi parte de su familia la tratasen con tanta falsa cordialidad, porque realmente ellos tenían cariño. A veces sin querer en clase de Herbologia se le escapaba un «Maldita sea Neville esto es asqueroso» cuando eso ocurría, el profesor se ponía casi mas nerviosa que ella. Los Slytherin aprovechaban esas situaciones para quejarse y dejar claro que ella sacaba mejores notas por ser quien era.

Ese era otro tema que había hecho muy complicado ese año: Rose era hija de quien era. Nunca pensó que se hartase de que su padre fuese Ronald Weasley y su madre Hermione Granger, pero había tenido días que lo había hecho.
Había dos grupos: los que preguntaban demasiado y los que daban por hecho todo. Los primeros se pasaban horas acosándola a preguntas que ni tan siquiera ella había realizado a sus padres. Querían saber todo sobre el pasado, sobre como eran ahora sus padres, si su tío Harry seguía teniendo la cicatriz, y cientos de cosas que a Rose le parecían totalmente absurdas. La contaban historias sobre sus propios padres que ella tenía claro que eran leyendas pero es que la gente se las creía. Manipulaban toda la información, metían cientos de hechos inverosímiles y ella no sabia que hacer ante eso. Al principio era amable: contestaba y corregía. Después se hartó hasta mandar a sitios no muy adecuados a la gente. Finalmente toda la situación le hacia un poco de gracia, aunque para llegar a este lugar Lizzie tuvo que convencerlas de muchas cosas.
Los del otro grupo -en su gran mayoría Slytherin, para que llevarse a engaños- no eran tan amables. Esos solo se dedicaban a juzgar y dudar de todo lo que hacia. Cuando algo le salía bien insinuaban que seguramente su padre era amigo de ese profesor, aunque ella supiese que Ron ni tan siquiera le conocía. Si nunca la habían castigado era porque su Jefe de casa había sido compañero de casa de sus padres, y la directora su profesora. En resumidas cuentas: nada de lo que hacia le pertenecía a ella.

Tampoco la gustaba algún trato de los profesores, no por nada en especial pero estaba harta y realmente la molestaba que cada vez que la hiciesen un elogio detrás fuese un «como tu madre Hermione Granger» Por supuesto era un orgullo parecerse a su madre, pero siempre tenía la sensación de que no iba a ser igual de inteligente y viviría a la sombra de ella. Y eso era algo que no le gustaba, para nada.

Rose pasó más de la mitad del verano con los abuelos Granger. A ella le encantaba el mundo muggle, y la hacía feliz pasar el tiempo con ellos. Su madre era feliz sabiendo que Rose quería estar con ellos, y conocer otra parte del mundo que muchos magos no conocían. El abuelo Arthur prometió ir algún día a verla, con la excusa de que tampoco veía hace mucho a los señores Granger. Por supuesto toda la familia sabía que lo que causaba verdadera excitación en él era el mundo muggle y que el señor Granger, tan loco como él, le llevase a alguna aventura y enseñase algunos objetos nuevos.
Después de las vacaciones con sus abuelos, Rose decidió pasar una semana con Lizzie y su familia en Alemania. Se lo pasaron realmente bien, y visitaron muchos lugares, además de atiborraras a salchichas de todos los lugares y sabores. Como Lizzie imaginaba Rose no quería ir a la Madriguera porque eso significaba ver a Albus, así que la prometió ir con ella la última semana de las vacaciones que quedaba.

La llegada a la Madriguera dejó a Lizzie anonadada. Rose se rió de ella durante un rato. Lizzie no podía creer que pudiesen existir tantas personas con el cabello rojo, y que todos fuesen familia. Por no hablar de la estructura de la casa, que aunque la reconstruyeron totalmente después de la guerra no dejaba de tener esa extraña apariencia. Lizzie quedó enamorada de la familia Weasley y agradeció a Rose el haberla invitado.
La última noche se hizo la tradicional fiesta para despedir a los que volvían a Howgarts y a todos los demás.

—¿Sabes qué? —Le preguntó Hugo inocentemente. Rose le sonrió y le negó con la cabeza— Malfoy estuvo la semana pasada aquí, y en casa de los tíos, y fue muy agradable, incluso papá reconoció que no se parecía a su padre.
—¿QUÉ?

Fue lo último que Rose alcanzó a decir antes de subir a su habitación completamente enfadada con su familia, y sobretodo a su padre. Lo de Albus... ¡Lo odiaba!

Huele a aire de Carnaval

Por Drama Queen martes, marzo 01, 2011 ,

¡Ai! Mi chico Tuenti le ha ocurrido algo -no digo más, no vaya a ser que alguien se percate de quien es- y lo he visto deprimido. Toda esa información esta extraída y bien analizada por los comentarios de su Tuenti. Esto es deprimente. Pero bueno, aquí le dejo su huequito y espero que se recupere pronto. Me siento imbécil, pero bueno... ¡amores platónicos tenemos todos! -yo más de los que quisiera-

Como semana de pre-carnaval os iré enseñando imágenes. Empiezo por el año que mejor me lo pasé. El disfraz no era nada especial; mineras, pero estuvo genial. No sé muy bien porqué, creo que el año pasado fue mejor pero soy incapaz de recordar muchas partes, en cambio del año mineras se con certeza que estuvo genial. Tal vez porque lo compartí toda la noche -menos cuando me perdí durante hora y algo- con mis amigas, a diferencia del pasado que enseguida encontraron donde -o con quien- darse calor. Esperemos que este año sea más parecido al de mineras y menos al pasado. Soy de las que opina que en fiestas así son para disfrutarlas con tus amigos, bailando, bebiendo, gritando e incluso conociendo gente, pero no para irte con ningún chico -ni novio, ni conocido esa noche, ni nada- no sé, las noches de sábado no son las mejores ocasiones para cuestiones amatorias.

He de decir que con una foto de todo el grupo juntas salimos en el periódico, así que más importante es este disfraz que cualquier otro. Para mí fue el principio de todo, sinceramente cuando empecé a sentirme más segura con mis amigas, confiando en todas y abriéndome sin reparos. Es especial, no sé.