C O O K I E S ! para comérselas

Top Secret

Por Nagammah L. martes, febrero 22, 2011 ,

Ahora que parece que nadie me lee, que no importo a nadie más allá de la puerta os contaré un secreto. No es nada importante ni tan siquiera interesante pero me hace sentir un poco idiota. ¿Os acordáis de aquel chico que me pasaba más horas en su tuenti que en el mío? Oh, pues ayer me sorprendí a mi misma soñando. Era una historia de esas absurdas que seguro que me ocurrirían a mí; por beber demasiado, soñar un poco más y tener la lengua demasiado larga. Ya sabéis, casi todos conocemos esa valentía que da el alcohol de vez en cuando, y después de decirlo sólo te apetece darte un cabezazo contra la pared. En tu mente sonaba mejor. Ya me estoy distrayendo de lo que pretendía contar: lo que soñé, pensé, recé para que se hiciese realidad.
Caminaba yo la noche de Carnaval entre la multitud. Hacía mucho que no veía todo tan lleno, claro que este año el tiempo acompañaba. La gente bailaba, reía y cantaba. Era ya de madrugada, no tenía reloj y tampoco quería sacar el iPhone pero era algo que se notaba: la mayor parte de la gente estaba más bebida de lo que se suele estar, y los disfraces estaban completamente desordenados. De lejos vi como los chicos ya flirteaban con más seguridad, y ellas se dejaban regalar los oídos. Yo como cada Carnaval estaba más perdida que la una, mis amigas habían desaparecido no sé con quien, y a mí me gusta ir de lado a lado saludando a mucha gente que aunque sean amigos los veo pocas veces al año.
Caminé hasta salir de entre la gente, y después de casi caerme le vi. Venía de frente a mí, también estaba solo, seguramente buscando a alguien. ¿Tal vez su novia? No, en su tuenti no parecía que la tuviese. Voy decidida mientras intento pensar lo más rápido posible: ¿se acordará de mí? Seguramente no, sólo me ha visto un par de veces y no fue nada especial. Podría chocarme contra él y ver que ocurre. ¡Ahora!

-¡Qué guapo eres! Yo a ti te conozco.... -Mierda, mierda, y mierda. Tenía que chocarme, no llamarle guapo. Oh Díos. ¿Qué le conozco? Odio el maldito alcohol, no vuelvo a beber nunca más. Me está mirando raro, o yo veo mal. Por favor que esté peor que yo y siga de largo. Esta completamente quieto, podía reírse por lo menos. Sonrío, a ver si así quito hierro al asunto.
-¿Me conoces? -¡Ya le he dicho que sí! Pero vocaliza, debería dar gracias por entenderle. Ahora más de cerca me parece mucho más sexy. Sus ojos azules son muy bonitos, y lleva barba de dos días... ¡Barba! ¿Por qué Dios me castiga así?
-Sí, tu eres amigo de tal, tal, tal, tal y tal... -Demasiados nombres, va a pensar que lo acoso, que siendo totalmente sincera un poco sí. La culpa es de él por tener el tuenti abierto, si me pone el caramelo ¿qué quiere que haga yo?- Además yo estuve aquel día haciendo tal cosa... Eres muy bueno, y me gusta como ibas vestido...
-Pues sí... Es verdad, ya me acuerdo -Seguro que no se acuerda pero no querrá quedar mal. Se está riendo, yo también lo haría si un desconocido viene a contarme mi vida y encima no deja de decir que soy guapa. Bueno, eso sería síntoma de mucho alcohol.
-¿De qué te ríes? Vaya imbécil que eres ¿no?

Así soy yo, primero le llamo guapo y luego imbécil, personalidad múltiple. ¡Que alguien me mate por favor! Sin dejarle contestar vuelvo a mi camino. Entonces él me grita.

-¡Eh! ¿No me dices ni tu nombre?
-Claro que no, ¡IMBÉCIL!

Soy totalmente adorable. Me acaba de preguntar por mi nombre, alguna razón habrá. Igual le he impactado, seguramente querrá reírse de mí con sus amigos. ¡Sus amigos! Ellos me conocen, asquerosos, bastardos, que no soporto. No quiero que le hablen mal de mí, ni bien tampoco, mejor que no le hablen.

-Oye tú, no le digas a nadie que te he dicho eso -Digo girándome, sigue ahí parado, está más bebido de lo que imaginaba-
-¿Qué cosa? ¿Qué soy guapo? -Vuelve a reírse, que gracioso, me gusta su risa. Es más adorable de lo que yo pudiera imaginar- Preguntaré quien eres, así que hazte a la idea de que me enteraré señorita misteriosa.
-Haz lo que quieras, ¿qué harás con mi nombre? ¿asesinarme? Espera que tiemblo...

Se ha acercado mucho, ¿o he sido yo? Seguramente los dos fruto del tambaleo. Es alto, lo suficiente para que yo tenga que mirar para arriba. No olvides como se respira Luxmy, sería de idiotas, aunque natural con él delante. Me doy la vuelta terriblemente azorada, menos mal que yo no puedo ponerme roja. Le he llamado guapo, imbécil y ahora me parece más sexy que antes, estoy perdida. No miro atrás, si lo hago correré el peligro de querer volver a darle explicaciones.


Ahí deje mi propia paranoia, castillo en el aire o como queráis llamarlo. No por nada, sino porque suficiente era con pensar que eso pudiera llegar a pasar. Es totalmente imposible pero oye, nadie puede evitar que yo sueñe. Está claro que como lo vea de verdad temblaré y me acordaré de este momento. Soy lo peor de verdad, alimento mi propia locura. ¿Cómo me va a encantar un tío que ni conozco? Pero prometo que tiene una cosa... (no sólo que es guapísimo, que eso también)
Beeeeh, dejemoslo o me volveré loca de verdad.

2 comentarios:

  1. no creo que nadie te lea, tu blog es buenísimo, a mi me encantan tus textos pero últimamente no tengo mucho tiempo para comentar...

    me gusta esta paranoia :)

    ResponderEliminar
  2. jajajajajja esperate esperate... pero esto te pasó de verdad, o sólo lo has pensado? bueno.. supongo que será lo primero, ke si lo has pensado tú con tu cabecita seguro que incluirías algún morreo jajajajaja
    ostia..! siesque el alcohol.. qué traicionero..! xDDD
    peeeeeero bueeno... suerte si te vuelves a cruzar con él! tiene pinta de estar como un tren x lo que cuentass ^^ xDD

    ResponderEliminar

Déjame un sueño