C O O K I E S ! para comérselas

El día que te conocí...

Por Nagammah L. martes, febrero 22, 2011 ,

please excuse me but tonight I'm loving you

Ella sabía quien era, él sólo quería vivir un día más. Ella solía esconderse entre libros, él dormía al amanecer y bebía en la medianoche. Ella era sueños, él ladrón de realidades. Ella quería sentir, él prefería jugar. Ella bailaba con los ángeles, él se dejaba llevar al infierno. Ella susurraba para que sólo lo escuchasen los pájaros, él gritaba intentado dejar sordo a todo aquel que se pusiese en su camino. Ella olía a jazmines, él a colonia barata. Ella sonreía, él apenas conseguía hacer una mueca. Ella prometió ser feliz, él sabía que nunca sería feliz.

Ella no le vio el dia que él trastabillo después de fijarse en ella. Él inmetidatamente se prometió saber quien era ella. Ella siguió su camino y entró en el café más próximo. Él miró por la ventana y después de un rato observandola decidió irse. Ella se enfrascó en su café y Jane Eyre, miró através de la ventana, tenía la estúpida sensación de que alguien la miraba pero allí no había nadie. Él corrió hasta llegar a casa. Ella seguía sonriendo con la historia de amor. Él no cesó en su empeño por saber como conocerla. Ella decidió que ya era tarde, debía volver a cenar.

Él dió por hecho que ella estaría en el café. Ella siguiendo su rutina tras salir de sus clases de pintura se acercó al café de siempre. Él la esperaba impaciente mirando el reloj continuamente, se había pasado la mañana pensando algo para decirla. Ella vió a un engreído subido en una moto. Él por fin se sintió seguro al ver que lo miraba, tal vez todo fuese más sencillo de lo que imaginaba. Ella no se detuvo ni un segundo, entró con la cabeza bien alta sin escandalizarse porque el idiota ese fuese sin camiseta y se pudiese rallar queso en su cuerpo. Él rió para si mismo, aunque ella hubiese evitado sonrojarse sus mejillas la habían traicionado. Ella pidió lo de siempre, siguió con su lectura pero se sentía extraña. Él decidido entró y pidio una coca-cola, se puso cerca de ella, y vió como le miraba. Ella giró la cabeza y sin perder tiempo cogió sus cosas y salió. Él dejo su bebida a medias y corrió tras ella.

-¿Qué quieres? ¿Vas a robarme?
-Sí.

Ella lo miró con los ojos como platos, preguntandose como era tan atrevido. Él soltó una carcajada al ver su cara.

-¿Qué te hace tanta gracia? No tengo nada de valor.
-Eso lo decidiré yo.

Él se acercó lo suficiente para sentirla temblar. Ella intentó mantenerse en calma. Él la besó. Ella le abofeteó.

-¿Estás loco?
-No. Ya te dije que te iba a robar...
-¡No me has robado me has besado!
-Te he robado un beso... ¡y una bofetada! Es más de lo que esperaba.

Ella lo miró de arriba abajo y sin decir una palabra se puso andar. Él contuvo sus ganas de reír, y la siguió.

-No huyas cobarde que no será la única cosa que te robe.
-Eres más idiota de lo que pensaba si creías que me podía gustar. Adiós.

Ella se mantuvo todo el camino hasta casa callada. Él sólo camino a su lado viendo su cara de fastidio y riendo. Ella le odió internamente. Él se alegró de saber que no era indiferente. Ellos llegaron al portal, y por primera vez hubo ellos.

-¿También quieres subir a cenar?
-Si me invitas... ¡Es broma no me mires así! Hagamos recuento: te robo un beso, un tortazo y tú me regalas la dirección donde vives ¿no es genial? Veo que nos entendemos.
-Más bien te he regalado el tortazo también.
-Si eres graciosa y todo, vaya suerte que he tenido. Aún no me has regalado tu nombre...
-¡Ni pienso hacerlo!
-Yo soy Jaime, encantado pelirroja.

Ella bufó de enfado, nunca la habian llamado pelirroja sobretodo porque era morena. Él volvió a reírse como un niño que hace su última travesura.

Ella despertó y supo que hoy sería diferente. Él llevaba esperando en el portal desde hacia dos horas a que ella bajase. Ella desayunaba tranquilamente sin poder quitarse a él de la cabeza. Él se ponía sus gafas de sol mientras se quejaba del calor infernal de ese verano. Ella se vestía con su falda preferida y pensaba donde ir esa manaña. Él la vio bajar y le pareció no haber visto nada tan bonito. Ella se mordió el labio avergonzada al verle allí.

-Hola pelirroja, hoy el Sol brilla para ti.
-No te servirá de nada tú repertorio, yo no soy como esas.
-Presiento que hoy será un día divertido. Nos lo vamos a pasar bien.

Ella hizo que no le escuchaba. Él la siguió. Ella le llevó a los sitios más absurdos para ver si se aburría. Él encontraba graciosos todos los intentos. Ella se sentía intimidada. Él supo que ella era un nuevo empezar.

Él fue feliz cuando a los seis días ella le dijo su nombre. Ella se sintió estúpida por caminar junto a él durante dos semanas sin decir nada mientras él la hablaba como si fuesen amigos. Él consiguió conocerla pese a sus silencios. Ella le echó de menos los tres días que él no estuvo esperandola. Él se sintió mejor cuando ella comprendió que tuvo que irse. Ella estuvo triste por él cuando supo la razón de su ausencia. Él volvió a robarle un beso seis semanas después. Ella no volvió a dejarle que la robase un beso, se los regalaba a puñados. Él estalló en placer cuando sintió la piel de ella bajo sus manos. Ella se volvió loca al sentir el aliento de él en su clavícula. Él y ella empezaron a ser ellos siempre.


Espero que os haya gustado. En principio la primera frase iba a ser "fucking you" pero no correspondía. Si no lo sabéis es la canción Tonight de Enrique Iglesias, aunque la canción de esta historia realmente es 9.6 - La bien querida, si nunca la habéis oído por favor tomaros el tiempo en hacerlo. Es muy bonita.

3 comentarios:

  1. mmm lo siento por tardar tanto en comentarte, no he tenido mucho tiempo, como bien has podido apreciar, ayer y antes de ayer no estaba bien.. tuve problemas con las amigas y eso y andaba un poco rallada y no me apetecía estar en el ordenador, pero ya está todo solucionado y yo vuelvo a ser la misma de siempre ^^
    la historia me ha gustado mucho! me recuerda a A tres metros sobre el cielo, chico malo, niña buena, etcétera.. me gusta! y la canción esa que dices no la he oído, asi que ahora la busco en youtube y me la bajaré del ares ;)
    unnnnnnnnnnnbeso:D (de chocolate, como el comentario^^)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que me ha gustado, es una historia muy bonita, y Jaime tiene pinta de ser un chico irresistible :)

    Y no he escuchado esa canción, pero cuando tenga un segundo, lo haré.

    Sobre tu comentario en mi blog, no ha sonado tan mal, es más, creo que tienes razón. Lo que has leído lo escribí hace tiempo, y en ese momento lo pensaba así. Hoy por hoy, me he dado cuenta de lo que me has dicho, y a veces una derrota a tiempo, es una victoria.

    Nos seguimos leyendo.
    Un beso gris :)

    Pd: Y me gusta que seas atrevida (y sincera), lo valoro muchísimo en las personas.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, es la primera vez que me paso por aquí. Esta entrada me ha recordado a la peli de "A tres metros sobre el cielo", incluso al libro por cómo está escrita.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog. :)

    ResponderEliminar

Déjame un sueño