C O O K I E S ! para comérselas

ser sobrehormonado

Por Nagammah L. lunes, febrero 28, 2011 , , ,

¿Qué hay de nuevo? Hoy repasando todas las entradas que he hecho me he encontrado con un borrador de algún día que era casi verano y me apetecía ponerlo. Creo recordar que iban a ser diez chicos, pero lo dejaré intacto; puse hasta cinco.
Me encanto cuando soy un ser sobrehormonado y me olvido de quien soy.

Nos leemos pronto.

¡Ay que calorcito! Hoy he ido por ahí y como pega nuestro amigo Lorenzo, madre mía. Sin duda creo que es hora de empezar a tomar el sol ¡urgente! Empecemos a ponernos tostaditos, que bien sienta ese colorcito.

Estaba yo pensando que os iba a escribir hoy, y no tenía nada importante que decir. Me he leído el periodico de arriba abajo y sigue hablando de crisis, impuestos y un largo etcetera. Y que mejor que ser más adolescente que nunca. Pensando, pensando... llegué a mi estúpida vida sentimental, casi inexistente y concluí en que a falta de hombres, buenas son las fotos. Así que he recopilado mi propio ranking de tíos con los que mi sentimentalismo se iría a paseo, y pasaría al primer plano los deseos carnales primitivos. Sí, vamos, que me ponen tonta. Los chicos dejaréis de leer aquí seguramente, y las chicas... casi ninguna estaréis conmigo, ¿pero qué más da? Yo he perdido la cabeza con estos.

1. Gerard Piqué - Foto
Si habéis hablado conmigo en los últimos tiempos conocéis mi pequeño-amor-obsesión que siento por este chico. Jugador del FC Barcelona y de la Selección Española, defensa. Catalán de pura cepa y guapísimo sin dudas. Esos ojos azules, y labios carnosos invitan a la provocación. El puntito de macarra y bocazas que tanto nos gusta a las chicas. Además viste genial y se le ve un buen chico. Cuanto disfrutaría yo con él discutiendo de clásicos.

2. Taylor Lautner - Foto
Este actor conocido por ser el lobito de la saga Crepúsculo es guapisimo. Su cuerpo con diecisiete años envidiable, y además como su personaje es el que más me gusta y comprendo creo que me ganó según le vi. Y es que con estos críos una se replantea seriamente si debe mirar hacia arriba en la edad, o directamente irse a por niños. ¿Cougar?

3. Colin Firth - Foto
Mi madurito por excelencia. Y es que nunca he sabido si es su sex appeal, o quizá que todos sus personajes tienen un perfil que me encanta (Mr. Darcy en muchas ocasiones) pero me vuelve loca. Intento ver todas las películas en las que sale, porque este británico es señor de comedias romanticas, ¿y a mí que me gusta? pues eso, llorar como una desconsolada y soñar con hombres perfectos.

4. Kellan Lutz - Foto
Si más arriba tenemos un lobo, aquí tenemos un vampiro de la misma saga. Otro cuerpo para llevar a las mujeres al infierno y hacerlas subir de nuevo. Nunca me fijé en él hasta que vi un anuncio y madre del amor hermoso, ¡que hombre! Por este chico me dejaba sacar yo toda la sangre que fuese necesaria.

5. James McAvoy - Foto
Desde Narnia y la Joven Jane Austen nos llega otro actor británico. Fue con esta segunda película que me encandilo. Unos ojos penetrantes y bonitos. Sonrisa preciosa. Y como toque final a todo esa barba que me vuelve loca. Me encanta, ¿qué más se puede decir?

Hablemos de...

Por Nagammah L. domingo, febrero 27, 2011 ,

Echaba de menos una de mis egoentradas y ya estoy aquí. Aunque no os lo creáis que por momentos esto es como una pequeña autoterapia que como siempre se agradece.

Ha sido una semana bastante complicada y de poca energía. A decir verdad a partir del martes por la tarde fue todo declive. Yo escondida entre las mantas leyendo, y leyendo. De esa forma he adelantado "Carolina se enamora" y he leído bastantes FanFics. No ha estado mal del todo, era lo que necesitaba, un poco de mí. ¿Y como suelen terminar las malas semanas? Conmigo y amigas un tanto perjudicadas por el elixir de la felicidad. Yo diría que arreglamos el mundo como la ocasión lo marecia (algunas, para que mentirnos) y celebramos los veinte años de una de mis amigas.

Por eso hoy te escribo palabras. ¿Te acuerdas cuando nos conocimos? Primero de primaria, después vimos a tu hermana ya nosotras un poco más mayores, y dentro de poco veremos a la mía comenzar. Han pasado años —Más de los que nos gustaría, para que negarlo— y hemos estado tan cerca como ahora, y muy lejos como hace un par de años. Empezar a recordar momentos contigo sería no hacer justicia a la mayor parte de mis recuerdos, así que sólo te invito a que sigamos viviendo lo mismo que este último año. Hagamos que todo sea un Ribadesella continúo.

También quiero felicitar a Elena, que ya ha hecho sus diecisiete años. ¡Que espero que haya sido un gran fin de semana! El tuyo como siempre lleno de amor, con tu caracteristica forma para ponerme ñoña. Leerte es obligarme a creer, eres un poco la última esperanza. Así que «chica linda» no te rías mucho ¿eh?


¿Qué más puedo decir? Ya estamos en la semana pre-Carnaval y los disfraces se ultiman. Este lugar huele a Carnaval, a nuestro Carnaval. Es tan difícil explicar que es para nosotros, que sólo puedo invitaros a que lo paséis una vez. Tal vez no sea tan grande, o llueva muchas veces —incluso nieve— pero es absolutamente maravilloso.


Sed prudentes al juzgar.
Don Bosco

L.O.V.E

Por Nagammah L. viernes, febrero 25, 2011 , ,

Porque estoy aprendiendo que en esta vida lo más necesario es el amor.
Ese que te hace despertar teniendo ganas de dar un beso a tu madre.

El que te hace sonreír al ver a tu mejor amiga comiendo pipas de una forma estúpida.

Amor que te ayuda a recuperar una vieja amistad y hacerla más fuerte.

Soñar con un príncipe azul.

Llorar cuando echas de menos a las personas que más amor te dieron.

Vivir buscando el amor propio.

Todas esas clases de amor que te hacen cada día mejor persona

Todo es tú culpa Albus Severus Potter.

Por Nagammah L. jueves, febrero 24, 2011 ,

Rose miró alrededor, todos vitoreaban y saltaban de alegría. Hoy era 31 de Agosto lo que significaba que mañana pondría rumbo a su futuro. Todavía le temblaban las manos sólo de pensar en el día que recibió la carta: "El Colegio Howgarts de Magia y Hechizeria se congratula de tener las puertas abiertas para la señorita Rose Jane Weasley" así rezaba la carta. Poco después apareció su primo Albus acompañado de todos los Potter para celebrarlo, él también había recibido la carta.

—Te han llamado Severus —Se burló Rose— A ellos les dejas y a mí no, ¡Que injusto!
—Eres malvada.

Ambos primos se miraron y rieron durante un rato largo. Ese verano iba a ser muy largo, o así se le antojaba a Rose, tenía tantas ganas por llegar al colegio.

Pensándolo bien el verano no había sido tan largo, y mañana seria el gran día. Era incapaz de lidiar con sus propios nervios y ver a toda la familia reunida era peor aún. La encantaba pasar tiempo en la Madriguera, pero no ese día. Ella necesitaba calma cosa que allí era totalmente imposible.
James no dejaba de torturar a Albus diciéndole que seguramente tendría que volver a casa. Ninguna de las casas querría escogerlo y entonces el Sombrero Seleccionador se vería forzado a decirlo. Tía Ginny se pasaba de vez en cuando a reñirle, Albus tenía verdadera cara de terror. Mientras tanto tío Harry observaba como Hugo intentaba enseñar a Lily como se jugaba a un juego muggle que el abuelo Granger le había enseñado ese verano. Rose era capaz de ver desde su sillón a Teddy y Victoire por la ventana. Estaban en el jardín besándose intentando que nadie los viese, Rose no entendía porque hacían eso, todos sabían que tenían algo. Lucy, Molly y Roxanne bailaban mientras hablaban de la ya ausencia de Dominique, ella se tuvo que ir antes junto a su primo Louis, y sus tíos Fleur y Bill a Francia para su inicio en Beauxbatons. Victoire había decidido quedarse en Londres junto a Teddy. Después de la muerte de su abuela él había heredado la casa, y aunque pasaba mucho tiempo con sus casi-tíos, después de la salida de Howgarts no podía dejar de sentirse solo. Por ello Victoire había tomado la determinación de mudarse. La versión oficial era que los abuelos Molly y Arthur ya estaban mayores y no estaba bien que pasasen tanto tiempo solos sin nadie que los ayudase.
Rose miró a su madre que ayudaba a la abuela Molly con Angelina a cocinar, mientras que su padre estaba sentado junto a sus tíos Charlie, Percy, George y Audrey hablando acaloradamente sobre algún tema absurdo seguramente.

Así se resumía la mayor parte del tiempo en la Madriguera, todos estaban ocupados hablando, divirtiéndose o haciendo cualquier cosa. La familia era muy importante, o eso pensaba Rose, pero es que su familia era demasiado grande, complicada y loca para comprenderla. Ella pasaba la mayor parte del tiempo con Albus, suponía que era porque tenían la misma edad y por eso se entendían. Él era su primo favorito, aunque también quería mucho a Victoire. La gustaba como era y la clase de mujer en la que se estaba convirtiendo. Con su hermano Hugo no dejaba de discutir y pelearse, pero tenía claro que lo quería muchísimo, si él fuese menos pesado seguro que todo seria mejor.
Todo daba igual, ella quería mucho a su familia y se sentía afortunada por ello. Incluso con Dominique que era la más diferente tenía una buena relación.

Rose cogió fuertemente su libro de "Howgarts: A History" herencia de su madre y se acercó a su tío Harry.

—¿Qué te pasa Rose? Mañana es el gran día y no pareces feliz.
—No es eso, sólo estoy un poco nerviosa... ¿De verdad el castillo es tan genial como cuenta James? —Preguntó Rose algo azorada. Ella ya sabia que su primo James se pasaba la mayor parte del tiempo riéndose de ella y Albus—
—Es eso y más Rose. Allí te harás una mujer y disfrutarás de tus mejores momentos —Harry la miró con una sonrisa intentando reconfortarla. Parecía que había funcionado. Él aún recordaba su primer día, y aunque pasasen mil años más jamás olvidaría el mejor día de su vida—
—Gracias. No le digas nada a Albus, yo me burlé de él por tener miedo.
—Esta bien, será nuestro secreto.

Harry rió divertido. Albus había pasado la mayor parte del año pensando en ese día. Unos veces con preocupación y otras con felicidad. Todo se debía a que James no dejaba de decirle que nunca entraría, después que lo echarían y no se cuantas historias más.
George solía decirle que James era su sobrino favorito por eso, le recordaba mucho a él y Fred cuando eran pequeños y torturaban a Ron.

Cuando Rose quiso darse cuenta ya estaban camino de King's Cross. Por fin iba a atravesar la pared hasta el andén 9 y 3/4. Vio el año pasado como lo hizo James y le dio verdadero pánico que su primo se diese contra la pared, pero no lo hizo.
La mañana había empezado bien sus padres la habían regalado una lechuza, era realmente hermosa.

—Vamos Ronald, allí están Harry y Ginny esperándonos. Te dije que debíamos salir antes...
—Ya lo sé Hermione, me lo has dicho unas trescientas veces durante el viaje, y no me llames Ronald, me recuerdas a mi madre...
—A veces siento que lo soy —Dijo Hermione riendo, mientras miraba a su hija. Rose también rió, ella y su madre se entendían muy bien. Solían decirla que eran igual de inteligentes, aunque el cabello fuese tan rojo como el fuego, típico Weasley. También se ponía tan roja como su padre, sobretodo las orejas y tendía a ser tan melodramática como él—
—¡Hermione no te rías!

Rose por fin llegó junto a Albus, su primer día. La noche anterior antes de despedirse se prometieron que vivirían juntos las mil y una aventuras que el colegio les deparaba.
Se sonrieron intentando darse fuerzas el uno al otro, James ya había cruzado al otro lado y ahora era su turno.

Rose sintió como sus padres y sus tíos se tensaron al ver a otro matrimonio junto a su hijo. Tenían un porte elegante, y altivo, os tres eran rubios y pálidos. El niño era la réplica exacta de su padre. Finalmente los adultos se saludaron de forma educada y fría.
Su padre poco después la instó a que superará a ese niño rubio en todos los exámenes, mientras oía como su madre le regañaba por decir eso. Ron haciendo caso omiso también la dijo que no se juntara mucho con él, pues el abuelo Arthur no se alegraría si se casaba con un sangre pura. Rose no entendió muy bien por qué su padre hablaba de matrimonio, apenas tenía once años pero decidió que si él lo decía debía tener razón.
Toda la familia, en la intimidad, hablaba abiertamente en algunas cenas sobre la guerra, intentando explicarles de la mejor manera a los pequeños que ocurrió. Ella sabia que quería decir con sangre pura, así que imagino que aquella familia rubia debieron ser participes del bando contrario.

El viaje pasó rápido, estuvo releyendo su libro favorito y también se había quedado dormida. Albus le había dicho que ya no tenía miedo de terminar en Slytherin, su padre lo había dado ánimos y le hizo comprender que no era malo.
Se sentaron en el compartimiento junto a los gemelos Scamander. Los conocían casi desde... A decir verdad en todos sus recuerdos ellos estaban presentes muchas veces. Eran unos niños un poco raros, o por lo menos ella pensaba así. Su padre solía decir que le recordaban mucho a Luna, algo que era completamente normal ya que era su madre.
Hablaron sobre como habían pasado el verano y en que casa esperaban estar. Lorcan decía que él querría ser Slytherin como su padre, en cambio Lyssander optaba por la idea de Ravenclaw como su madre. Ella por supuesto quería ser Gryffindor como toda su familia.

—Pues yo creo que quiero ser Slytherin —Dijo Albus, Rose se atragantó al oírle decir eso.
—¿Qué? —Gritó Lyssander— ¡Eres la viva imagen de tu padre sería raro verte en Slytherin!
—Dejale —Contestó Lorcan— a mí me parece muy bien —Albus le sonrío agradeciendo su apoyo—
—¿Me dejarías sola Albus? —Preguntó Rose. Su voz sonaba casi un poco quebrada. Los gemelos se miraron notando que era mejor no estar allí, así que salieron a comprar algunos dulces—
—Rose...
—¡Contéstame! —Gritó enfadada— Anoche dijimos que estaríamos juntos, si tú te vas ya no lo podremos hacer. Y yo.. yo..
—No seas dramática, sólo sería de otra casa, no me voy a otro mundo. Nos veríamos todos los días, incluso compartiríamos clases y no sé..
—Callate Albus Severus Potter, eres un idiota no quiero oír nada más.

Casi como si aquello hubiese sido una profecía Lorcan y Lyssander quedaron donde ellos querían, Albus no fue una excepción. Cuando el Sombrero Seleccionador gritó Slytherin la sala enmudeció hasta que los chicos de verde y plata explotaron en aplausos. Y ahora...

—¡Weasley, Rose Jane! —Gritó la directora McGonagall.

Se sentó en el taburete pensando fuertemente en lo ocurrido, y entonces el Sombrero Seleccionador comenzó hablar...

—Otra Weasley de pelo rojo. Ya veo, ya veo, te gusta ser una de ellos ¿eh? Eso está muy bien... ¿Así que tú eres la hija de Hermione Granger? Esa muchacha tenía una inteligencia excepcional y veo que la tuya la supera con creces, serías una maravillosa Ravenclaw. ¿Qué te parece muchachita? Veo tus dudas con Slytherin, pero nadie debería escoger tu camino niña... Tú debes hacer el propio tuyo, no es razón suficiente para ir a Slytherin, aunque eres astuta como una serpiente y sé que allí encajarías. Pero sólo hay que ver tu corazón valiente, lleno de pasión, ellos te ayudarán a encontrarte a ti misma... ¡GRYFFINDOR!

Rose bajó aturdida, por unos instantes había querido ir a Slytherin para no separarse de su primo. Se sentó en la mesa, enseguida James la arropó y por primera vez no bromeó. Tal vez supiese como se sentía ella por separarse de Albus.
Cuando terminó el banquete Rose ya conocía a una chica nueva llamada Lizzie, así que un poco más feliz fue a su Sala Común a descansar para empezar su andadura en Hogwarts.


Como véis es el principio de un FanFic sobre la tercera generación de Harry Potter. Casi todo es en base a la relación que tendrán Rose Weasley y Scorpius Malfoy. No sé si os gustará pero me apetecía dejarlo por aqui.

El día que te conocí...

Por Nagammah L. martes, febrero 22, 2011 ,

please excuse me but tonight I'm loving you

Ella sabía quien era, él sólo quería vivir un día más. Ella solía esconderse entre libros, él dormía al amanecer y bebía en la medianoche. Ella era sueños, él ladrón de realidades. Ella quería sentir, él prefería jugar. Ella bailaba con los ángeles, él se dejaba llevar al infierno. Ella susurraba para que sólo lo escuchasen los pájaros, él gritaba intentado dejar sordo a todo aquel que se pusiese en su camino. Ella olía a jazmines, él a colonia barata. Ella sonreía, él apenas conseguía hacer una mueca. Ella prometió ser feliz, él sabía que nunca sería feliz.

Ella no le vio el dia que él trastabillo después de fijarse en ella. Él inmetidatamente se prometió saber quien era ella. Ella siguió su camino y entró en el café más próximo. Él miró por la ventana y después de un rato observandola decidió irse. Ella se enfrascó en su café y Jane Eyre, miró através de la ventana, tenía la estúpida sensación de que alguien la miraba pero allí no había nadie. Él corrió hasta llegar a casa. Ella seguía sonriendo con la historia de amor. Él no cesó en su empeño por saber como conocerla. Ella decidió que ya era tarde, debía volver a cenar.

Él dió por hecho que ella estaría en el café. Ella siguiendo su rutina tras salir de sus clases de pintura se acercó al café de siempre. Él la esperaba impaciente mirando el reloj continuamente, se había pasado la mañana pensando algo para decirla. Ella vió a un engreído subido en una moto. Él por fin se sintió seguro al ver que lo miraba, tal vez todo fuese más sencillo de lo que imaginaba. Ella no se detuvo ni un segundo, entró con la cabeza bien alta sin escandalizarse porque el idiota ese fuese sin camiseta y se pudiese rallar queso en su cuerpo. Él rió para si mismo, aunque ella hubiese evitado sonrojarse sus mejillas la habían traicionado. Ella pidió lo de siempre, siguió con su lectura pero se sentía extraña. Él decidido entró y pidio una coca-cola, se puso cerca de ella, y vió como le miraba. Ella giró la cabeza y sin perder tiempo cogió sus cosas y salió. Él dejo su bebida a medias y corrió tras ella.

-¿Qué quieres? ¿Vas a robarme?
-Sí.

Ella lo miró con los ojos como platos, preguntandose como era tan atrevido. Él soltó una carcajada al ver su cara.

-¿Qué te hace tanta gracia? No tengo nada de valor.
-Eso lo decidiré yo.

Él se acercó lo suficiente para sentirla temblar. Ella intentó mantenerse en calma. Él la besó. Ella le abofeteó.

-¿Estás loco?
-No. Ya te dije que te iba a robar...
-¡No me has robado me has besado!
-Te he robado un beso... ¡y una bofetada! Es más de lo que esperaba.

Ella lo miró de arriba abajo y sin decir una palabra se puso andar. Él contuvo sus ganas de reír, y la siguió.

-No huyas cobarde que no será la única cosa que te robe.
-Eres más idiota de lo que pensaba si creías que me podía gustar. Adiós.

Ella se mantuvo todo el camino hasta casa callada. Él sólo camino a su lado viendo su cara de fastidio y riendo. Ella le odió internamente. Él se alegró de saber que no era indiferente. Ellos llegaron al portal, y por primera vez hubo ellos.

-¿También quieres subir a cenar?
-Si me invitas... ¡Es broma no me mires así! Hagamos recuento: te robo un beso, un tortazo y tú me regalas la dirección donde vives ¿no es genial? Veo que nos entendemos.
-Más bien te he regalado el tortazo también.
-Si eres graciosa y todo, vaya suerte que he tenido. Aún no me has regalado tu nombre...
-¡Ni pienso hacerlo!
-Yo soy Jaime, encantado pelirroja.

Ella bufó de enfado, nunca la habian llamado pelirroja sobretodo porque era morena. Él volvió a reírse como un niño que hace su última travesura.

Ella despertó y supo que hoy sería diferente. Él llevaba esperando en el portal desde hacia dos horas a que ella bajase. Ella desayunaba tranquilamente sin poder quitarse a él de la cabeza. Él se ponía sus gafas de sol mientras se quejaba del calor infernal de ese verano. Ella se vestía con su falda preferida y pensaba donde ir esa manaña. Él la vio bajar y le pareció no haber visto nada tan bonito. Ella se mordió el labio avergonzada al verle allí.

-Hola pelirroja, hoy el Sol brilla para ti.
-No te servirá de nada tú repertorio, yo no soy como esas.
-Presiento que hoy será un día divertido. Nos lo vamos a pasar bien.

Ella hizo que no le escuchaba. Él la siguió. Ella le llevó a los sitios más absurdos para ver si se aburría. Él encontraba graciosos todos los intentos. Ella se sentía intimidada. Él supo que ella era un nuevo empezar.

Él fue feliz cuando a los seis días ella le dijo su nombre. Ella se sintió estúpida por caminar junto a él durante dos semanas sin decir nada mientras él la hablaba como si fuesen amigos. Él consiguió conocerla pese a sus silencios. Ella le echó de menos los tres días que él no estuvo esperandola. Él se sintió mejor cuando ella comprendió que tuvo que irse. Ella estuvo triste por él cuando supo la razón de su ausencia. Él volvió a robarle un beso seis semanas después. Ella no volvió a dejarle que la robase un beso, se los regalaba a puñados. Él estalló en placer cuando sintió la piel de ella bajo sus manos. Ella se volvió loca al sentir el aliento de él en su clavícula. Él y ella empezaron a ser ellos siempre.


Espero que os haya gustado. En principio la primera frase iba a ser "fucking you" pero no correspondía. Si no lo sabéis es la canción Tonight de Enrique Iglesias, aunque la canción de esta historia realmente es 9.6 - La bien querida, si nunca la habéis oído por favor tomaros el tiempo en hacerlo. Es muy bonita.

Top Secret

Ahora que parece que nadie me lee, que no importo a nadie más allá de la puerta os contaré un secreto. No es nada importante ni tan siquiera interesante pero me hace sentir un poco idiota. ¿Os acordáis de aquel chico que me pasaba más horas en su tuenti que en el mío? Oh, pues ayer me sorprendí a mi misma soñando. Era una historia de esas absurdas que seguro que me ocurrirían a mí; por beber demasiado, soñar un poco más y tener la lengua demasiado larga. Ya sabéis, casi todos conocemos esa valentía que da el alcohol de vez en cuando, y después de decirlo sólo te apetece darte un cabezazo contra la pared. En tu mente sonaba mejor. Ya me estoy distrayendo de lo que pretendía contar: lo que soñé, pensé, recé para que se hiciese realidad.
Caminaba yo la noche de Carnaval entre la multitud. Hacía mucho que no veía todo tan lleno, claro que este año el tiempo acompañaba. La gente bailaba, reía y cantaba. Era ya de madrugada, no tenía reloj y tampoco quería sacar el iPhone pero era algo que se notaba: la mayor parte de la gente estaba más bebida de lo que se suele estar, y los disfraces estaban completamente desordenados. De lejos vi como los chicos ya flirteaban con más seguridad, y ellas se dejaban regalar los oídos. Yo como cada Carnaval estaba más perdida que la una, mis amigas habían desaparecido no sé con quien, y a mí me gusta ir de lado a lado saludando a mucha gente que aunque sean amigos los veo pocas veces al año.
Caminé hasta salir de entre la gente, y después de casi caerme le vi. Venía de frente a mí, también estaba solo, seguramente buscando a alguien. ¿Tal vez su novia? No, en su tuenti no parecía que la tuviese. Voy decidida mientras intento pensar lo más rápido posible: ¿se acordará de mí? Seguramente no, sólo me ha visto un par de veces y no fue nada especial. Podría chocarme contra él y ver que ocurre. ¡Ahora!

-¡Qué guapo eres! Yo a ti te conozco.... -Mierda, mierda, y mierda. Tenía que chocarme, no llamarle guapo. Oh Díos. ¿Qué le conozco? Odio el maldito alcohol, no vuelvo a beber nunca más. Me está mirando raro, o yo veo mal. Por favor que esté peor que yo y siga de largo. Esta completamente quieto, podía reírse por lo menos. Sonrío, a ver si así quito hierro al asunto.
-¿Me conoces? -¡Ya le he dicho que sí! Pero vocaliza, debería dar gracias por entenderle. Ahora más de cerca me parece mucho más sexy. Sus ojos azules son muy bonitos, y lleva barba de dos días... ¡Barba! ¿Por qué Dios me castiga así?
-Sí, tu eres amigo de tal, tal, tal, tal y tal... -Demasiados nombres, va a pensar que lo acoso, que siendo totalmente sincera un poco sí. La culpa es de él por tener el tuenti abierto, si me pone el caramelo ¿qué quiere que haga yo?- Además yo estuve aquel día haciendo tal cosa... Eres muy bueno, y me gusta como ibas vestido...
-Pues sí... Es verdad, ya me acuerdo -Seguro que no se acuerda pero no querrá quedar mal. Se está riendo, yo también lo haría si un desconocido viene a contarme mi vida y encima no deja de decir que soy guapa. Bueno, eso sería síntoma de mucho alcohol.
-¿De qué te ríes? Vaya imbécil que eres ¿no?

Así soy yo, primero le llamo guapo y luego imbécil, personalidad múltiple. ¡Que alguien me mate por favor! Sin dejarle contestar vuelvo a mi camino. Entonces él me grita.

-¡Eh! ¿No me dices ni tu nombre?
-Claro que no, ¡IMBÉCIL!

Soy totalmente adorable. Me acaba de preguntar por mi nombre, alguna razón habrá. Igual le he impactado, seguramente querrá reírse de mí con sus amigos. ¡Sus amigos! Ellos me conocen, asquerosos, bastardos, que no soporto. No quiero que le hablen mal de mí, ni bien tampoco, mejor que no le hablen.

-Oye tú, no le digas a nadie que te he dicho eso -Digo girándome, sigue ahí parado, está más bebido de lo que imaginaba-
-¿Qué cosa? ¿Qué soy guapo? -Vuelve a reírse, que gracioso, me gusta su risa. Es más adorable de lo que yo pudiera imaginar- Preguntaré quien eres, así que hazte a la idea de que me enteraré señorita misteriosa.
-Haz lo que quieras, ¿qué harás con mi nombre? ¿asesinarme? Espera que tiemblo...

Se ha acercado mucho, ¿o he sido yo? Seguramente los dos fruto del tambaleo. Es alto, lo suficiente para que yo tenga que mirar para arriba. No olvides como se respira Luxmy, sería de idiotas, aunque natural con él delante. Me doy la vuelta terriblemente azorada, menos mal que yo no puedo ponerme roja. Le he llamado guapo, imbécil y ahora me parece más sexy que antes, estoy perdida. No miro atrás, si lo hago correré el peligro de querer volver a darle explicaciones.


Ahí deje mi propia paranoia, castillo en el aire o como queráis llamarlo. No por nada, sino porque suficiente era con pensar que eso pudiera llegar a pasar. Es totalmente imposible pero oye, nadie puede evitar que yo sueñe. Está claro que como lo vea de verdad temblaré y me acordaré de este momento. Soy lo peor de verdad, alimento mi propia locura. ¿Cómo me va a encantar un tío que ni conozco? Pero prometo que tiene una cosa... (no sólo que es guapísimo, que eso también)
Beeeeh, dejemoslo o me volveré loca de verdad.

Otra vez...

Hello hello baby you called i cant hear a thing! Bueno, ya, me emociono a lo Lady Gaga (prefiero ser Beyoncé) Vuelvo a tener esto abandonado, pero vuelvo, de verdad de la buena. Como veis he cambiado de nuevo el estilo, ¡quiero quedarme ya con uno! No entiendo porqué soy tan indecisa, es que de verdad todo me termina aburriendo, increíble.
He puesto música. Nunca he sido muy partidaria de ello, a mí a veces me molesta en otros blogs pero es que me apetece entrar en mi blog y oír así de primeras Heavy Cross...

¡He recibido un premio! Gracias a Elena, que además de ser la única que comenta me hace este regalo. Yo sólo diré las curiosidades sobre mí, más que nada porque lo de ponerme a dar el premio no me hace demasiada gracia. Seguro que el karma me castiga por romper esta especie de cadena.
¡Allá voy!
  • Soy adicta a la Coca-Cola.
  • Pese a que mi padre sea hindú no tengo ni remota idea sobre su religión.
  • Me encanta ser creativa y comenzar las cosas, pero rapidamente me aburren. (Por eso este blog es un logro)
  • De vez en cuando sigo diciendo que soy hija única; se me olvida que tengo una hermana de tres años.
  • Soy incapaz de vivir sin mi iPhone. No porqué me llamen, sino porque lo he convertido en mi mini-ordenador.
  • Recuerdo como con cinco o seis años fui a un concierto de Camela con mi familia. Estaba a hombros de mi padre, y fui capaz de ver como la cantante se caía.
  • Sueño con vivir en Los Ángeles, todo se debe a la serie Laguna Beach, me gustaría que mis hijos viviesen así de bien.

Hoy pensaba hablar de "Amor y otras drogas" pero como ya he empezado hablando de blogs seguiré.
ODIO a la gente que sigue por seguir (es decir la mayor parte de mis seguidores) porque esperan que tú los sigas, ¿dónde narices está la gracia? Yo es que pensé que esto era para leer a otros, no para tenerlos ahí de monigotes. Parece ser que si ese número marca muy alto eres mejor. De verdad, yo sería feliz con cinco y que esos cinco me leyesen y comentasen.
Otra de las cosas que me he dado cuenta por este mundo blogger es que hay mucha niña pija con ganas de enseñar palmito. He encontrado cientos de blogs en los que sólo veo imágenes, que oye yo no soy nadie para decir nada pero a mí me gusta leer. Hay otras muchas mejores plataformas para mostrar imágenes, pero bueno.
Es como lo de los blogs con entradas siempre hipermegacortas, que visto lo visto parece ser lo mejor. Es la única forma de que te lean. Yo soy totalmente incapaz, quiera o no me enrollo... También me gusta ser así, no sé.

No sé que voy hacer con mi vida, AIS.


Por último decir que me he hecho Tumblr gracias a Gabriela que hizo que me picase el gusanillo, si alguien tiene pues os veo por ahí (aunque aún apenas sepa utilizarlo): Brown Carpet Corner

¡Nos leemos!

shout!

Por Nagammah L. domingo, febrero 20, 2011


Mientras me quedé voz y fuerzas seguiré gritando lo que necesito, que no siempre es lo que quiero.
Sólo quédate a escucharme, intenta comprenderme y si hace falta grítame.

La edad no es lo mío

Por Nagammah L. viernes, febrero 18, 2011 ,

¿Nunca habéis dicho "a ojo ese tendrá unos veintitrés"? Yo sí y ¡Dios me libre! Esto no puede ser, en una semana ¡DOS! desengaños. No os compliquéis, dos desengaños de la edad de dos hombres que me enamoran, cada uno a su manera. El primero ha sido totalmente "¿EEEH?" pero casi aceptable, puede ser. Quiero decir podía tener veinticinco como yo imaginaba o la edad que tiene, sin embargo lo del segundo ha sido un enorme "ARE YOU FUCKING KIDDIN ME?" ya miro su tuenti y no puedo hacerlo con los mismos ojos. Antes soñaba con dirigirle más de dos frases (obligadas para más inri) conocerle y hacerme su noviecita, ahora es más bien conocerle y casarme. Vale, estoy dramatizando y bromeando pero es que de verdad estoy totalmente en shock.

Yo ya conocía mi tendencia por chicos que técnicamente rebasan demasiado la media de edad que debería tener yo en mi cabeza, pero que ya incluso los que me parecen jóvenes sean mayores me parece una enfermedad. Nunca he sido tan mala sacando la edad de las personas, está claro que hay algo mal.
Respecto al tema de que me gusten mayores alguien me dijo una vez (no sé hasta que punto esto es verdad, yo no me siento identificada así que...) que todo se debe a que buscaba una figura masculina que pudiese actuar en un futuro (e incluso el presente) como si fuese un padre, necesitaba ese trato. Evidentemente no considero que un chico que me saca ocho años puede ser mi padre, pero no deja de llamarme la atención que cierta sienta tentación siempre por chicos de ese estilo. Tal vez sea una de las razones por las que no me enamore, siendo objetiva yo no tengo nada que ver con una persona más cerca de los treinta que de los veinte, pero son los que a mí me atraen. ¿Qué narices es esto? Está claro que no me volveré a dejar llevar por apariencias, los jóvenes mayores y viceversa.

Respecto al segundo chico, mi actitud es totalmente patética. Con el primero sólo me parecía que era hipermegatractivo, pero el segundo es que además parece ser encantador. Eh, eso sí yo sólo miro de vez en cuando su tuenti, se me cae la baba y espero que tenga que volver a verle. No le voy a decir nada, dudo que en mi vida le diga algo más allá de las cuatro frases pertinentes, porque tampoco le conozco. Dos caminos que podían cruzarse y se cruzaron, pero sin intervenir el uno con el otro. ¿Diferencia? Yo me he quedado un poco tonta con él, él se queda tonto con otras... ¡Cosas de la vida! Lo más curioso tal vez sea que conocemos muchísima gente en común y yo se de su existencia hace años aunque nunca lo hubiese visto físicamente, pero la situación de conocernos una noche de sábado nunca se ha dado, y lo peor es que podía haber sucedido unas diez mil veces, pero no. ¿El futuro me depara algo? Lo dudo, mi mal karma me quiere tanto que no se despega de mí. Yo seguiré con mis entradas furtivas en su tuenti, subiendo sus visitas y cerrando con la sensación de que me encantaría conocerlo de verdad.


Después de esté despotricamiento (que es lo que ha sido) estoy más tranquila. Hoy me apetecía criticar, ultimamente ando muy así, como en mis buenos tiempos, pero no. Me he quedado en blanco totalmente, así que únicamente desearos un buen fin de semana. Como diría el primo de Dora (la exploradora) que se llama Diego (Go, Diego go!) "see you soon my friends"

Chonis, Jennys... ¡el pan de cada día!

Por Nagammah L. jueves, febrero 17, 2011 , ,

En muchas ocasiones tenemos la certeza de que conocemos a las personas que nos rodean hasta el punto de poder determinar su siguiente paso. Cuando esto se rompe nos hace feliz, significa que no hemos perdido la capacidad de sorprendernos. Sorprenderse es lo más maravilloso del mundo, a decir verdad deberíamos hacerlo mas a menudo. Incluso los rayos del luz son sorprendentes, es malo habituarse a creer que eso es "normal" y simplemente lo dejemos como cotidiano.
Ahora, cuando nos sorprenden para mal nos sentimos decepcionados y defraudados, mas bien desengañados, y así estoy yo.


Dejando todo eso a un lado hoy he pasado la tarde con unos amigos y ha salido un tema muy interesante: las chonis/los canis, aunque nosotros nos hemos detenido más en las primeras ya que son las de nicks, forma de vestir y maquillaje horrible. Nos hemos estado riendo un rato largo de esas coletas, moños que llevan el pelo tirante que parece que las han enganchado a una puerta y no han dejado de tirar. ¿Y el maquillaje? Esas capas de pote, sombras de ojos de todos los colores, y lo peor sin duda el eyeliner que parece llegar sabe Dios hasta donde. Las botas blancas de "vegeta" o las de pelo, que como poco parece que están en el Ártico. Pero sin duda en lo que nos hemos detenido ha sido en sus nicks rollo "Sha morenaaaah toh reshulona" o los de "Sandraah de lah moorenaaazas" y por ultimo "La nenaaah cordobiicaaah"
Ahora estas son las que todos conocemos, las que de alguna manera ellas saben que son chonis y son felices con ello pero es que hay unas peores, las que se creen súper in y pijas cuando realmente es la mas choni del barrio. Van de divas y divinas y las miras y solo puedes pensar "por Dios nena tapate" Prometo que son las peores, porque se creen lo que no son, además suelen tener el ego subido por las nubes. A mi me viene una a la cabeza que evidentemente no daré su nombre, pero madre mía, no dejo de pensar "ya tienes una edad en la que tienes que madurar" Aunque tal vez el punto este en que solo es la ausencia de gusto. Oirlas hablar o verlas escribir da verdadero miedo, te dan ganas de quedarte sorda o sacarte los ojos.
Si conocéis a alguien así evitarlo por favor, aunque ya se sabe "Aunque la mona se vista de seda... ¡Mona se queda!"

Ya me despido con un abrazo enorme a mis comadres y mi compadre que ellos saben que son lo mas, hermanicos x100pre. Por ellos MA-TO.
Vale, ya vuelvo en mi. Por cierto si queréis ver una ejempleficacion de esto que sigo mirar los domingos a las 23.15 "Princesas de Barrio" en La Sexta. Las risas que te puedes echar es genial.
 

Resaca post-Valentine

Por Nagammah L. martes, febrero 15, 2011 , ,

¡Oh genial! San Valentin ya acabó, y aún no sé porque más de una personas me ha fecilitado. Algunos han sido graciosos y llenos de sarcasmo, pero es que otros han sido de verdad, y esos son los que me preocupan. ¿Por qué? Porque yo no estoy enamorada, y creo que no lo estaré hasta dentro de mucho tiempo, demasiado tal vez. Ahora es cuando me decís "quien sabe quien aparecerá mañana" y yo os diré la verdad: mañana puede aparecer alguien que su personalidad me atraiga, que mi parte más sadomasoquista busque engancharse a un chico de paso por necesidad. Así resumiría los tres o cuatro últimos años. Nadie que enamore, sólo aves de paso que me han obnubilado por mi ya renombrada adolescencia y hormonas. Por supuesto eso se ha visto reflejado en la fugacidad con la que desaparecieron.
Os explicaré, lo que a mi me atrae no es lo que me gusta ni me conviene. Suena raro pero creo que nos pasa a más personas de las que yo misma imaginaba. Nuestros instintos más primarios nos invitan a ser animales, y demasiadas veces actuamos así, y no hablo solo de sexo no penséis. Incluso a la hora de tontear o ir por la calle y fijarte en un chico nos dejamos llevar por eso, aún sabiendo que eso no es lo que queremos. Por ejemplo yo siempre he pensado algo curioso, o no sobre un amigo. Recuerdo cuando me decía insistentemente que había una chica que lo atosigaba pero él no quería nada. Terminó cediendo, yo siempre he pensado que fue por necesidad y no porque él lo escogiese. Ahora no dudo de que esté enamorado, digamos que el roce hace el cariño (y el sexo nubla la vista y los sentidos más de lo que yo creía) pero siempre dudaré de sus primeras intenciones. ¿Qué da igual como comenzó si al final están enamorados? Después de arrepentirme de tantas cosas relacionadas con estos temas, he llegado a la conclusión de que a mí no me da igual. Me niego a dejarme llevar por la necesidad y los primeros instintos otra vez, porque yo se que no termino feliz conmigo misma. Así pues estoy en busca y captura de príncipe, pero príncipe de los míos. Estoy harta de mi faceta masoquista, no más tios imbéciles con egos del tamaño de la CN Tower, no más orgullosos que les cuesta reconocer sus fallos, no más "únicas intenciones" Yo quiero, NECESITO urgentemente un Step. Vale, soy soñadora pero eh, quiero estar a tres metros sobre el cielo. Lo sé, precisamente Step no es un ejemplo de hombre sin ego y orgullo, pero es que él era al mismo tiempo romántico, inteligente y gracioso. Sabia llevar una relación odio-amor absurda, nada de comentarios realmente groseros o soeces, y si lo eran por lo menos las palabras no eran baratas.
De igual forma reconozco mi gran tentación por las relaciones de este estilo, Lizzie Bennet y Mr Darcy son un ejemplo, y no en vano soy una adicta de los FanFic "Dramione" es decir Draco y Hermione.

Así que no sé que haré con mi vida, es un poco triste todo. Pido pido y yo no sé si tengo algo que ofrecer. Sin embargo ayer meditaba sobre San Valentin y me quemaba saber que nadie me gusta, que no me crea la mayor curiosidad más allá de soltar alguna burrada de las mías. Siempre he querido pensar que no soy de las que necesita compartir su vida con una persona, y resulta que al final seré de las que se vuelven tan dependientes que casi necesitan respirar por la persona. ASCO.


Bueno tras esta resaca de San Valentin, decir que a ver si me pongo las pilas con ambos blogs porque ando fuera de todo. Ahora se acerca Carnaval lo cual me tendrá igual de alejada, digamos que tengo que desempeñar mi papel de adolescente fiestera (cosa que no me desagrada)
Por cierto, voy por Marzo con "Carolina se enamora" es tedioso, MUY TEDIOSO, para ser sincera. Intento avanzar pero llego bastante cansada a casa y no me quedan ganas de leerlo, espero agilizar terminas y empezar con Pilares de la Tierra.
Tampoco hable de Cartas para Julieta, ni 3MSC, y tampoco he dicho nada sobre los Grammy (Eminem me puso los pelos de punta, y Rihanna me pareció mas sexy que nunca. Lady Gaga no se de que iba disfrazada) Seguramente había mil temas más que quisiera abordar, pero no me apetece extenderme tanto. Os dejo con una cita de Jesús:

«No tengas miedo, solo ten fé.»


Una pena que la fé cristiana no me fuese otorgada, y peor aún que la que tenía en la humanidad cada vez se deteriore más. Los que me rodean me decepcionan haciéndome perder la fé en ellos, al final será verdad que nacemos solos y morimos solos, lo que nos lleva a creer que solo debemos tener fé en nosotros mismos, nuestros actos y decisiones.

Cría fama y echate a dormir

Por Nagammah L. miércoles, febrero 09, 2011 ,

«Cría fama y échate a dormir»


Este refrán popular español es muy conocido, y supongo que todos en algún momento de nuestra vida lo hemos oído o incluso utilizado. Esta mañana me he dado cuenta que es una verdad absoluta, y en parte nosotros tenemos la culpa. Quiero decir, consciente o inconscientemente a lo largo de la vida tenemos un rol (o etiqueta) y es muy difícil quitarsela.
A veces intentamos deshacernos de ella, pero la mayor parte del tiempo la tenemos tan interiorizada que nos comportamos así pensando "si ya lo dicen ni me molesto en no serlo" Es más fácil ser lo que quieren que seas, que ser lo que tú verdaderamente quieres ser.
Yo por ejemplo, soy alguien que tengo asumido mi rol de borde cuando en muchas ocasiones solamente lo hago por salvar el culo a otros, pero es que ya no me molesta. Sé que soy una persona amable, y cariñosa aunque en principio pueda parecer áspera y borde, y ya me da absolutamente igual que se lleven por primeras impresiones. Reconozco que cuando me molesta algo solo hay que mirarme a la cara, y enseguida lo exteriorizo con palabras, pero mi pregunta es ¿soy borde o la gente me hace serlo? Porque en muchas ocasiones son las situaciones y personas las que te provocan comportarte de una manera u otra.
Pensandolo bien, quizá deba salir de mi rol. Tengo la extraña sensación de que únicamente estamos en una etiqueta porque es lo fácil, el no salir de nuestra zona de seguridad.
Todos tenemos un poco de síndrome de Aquiles, intentamos ser héroes (a nuestra manera) para que no conozcan nuestro punto débil.
He estado más ausente de lo que suelo estar ultimamente, todo se debe a que he empezado una blognovela, por decirlo de alguna manera. También he estado leyendo "Carolina se enamora" y además he visto dos películas de amor que mañana intentaré hacer entrada sobre ambas. No quiero extenderme demasiado.

Lior y Lamya son dos jóvenes que a ojos de cualquier otra persona se parecen más de lo que ellos quisieran reconocer. Pese a residir en España, ambos tienen raíces que los harán odiarse, Lamya es una joven que huye de Palestina junto a su familia y Lior un muchacho judío afincado lejos de las guerras desde que nació. ¿Puede surgir el amor en territorio amigo aunque sean enemigos? ¡Descubre las ironías de la vida!

Bueno os invito a pasaros y que me digáis que os parece. Ya está puesta la Invitacion, que es una especie de prólogo y el primer capítulo completo. Además por ahí tenéis información. Pese a que dentro de la blognovela no está incluída la vida de Lior en primera persona la escribo a la vez, lo dejo como "material extra" y dentro de poco ya pondré alguna información sobre los personajes.
Lo sé mi manera de publicitarme es... ¿asombrosa? no sé.


Carolina se enamora

(Spoilers)

Ya me he leído Octubre y la parte de la madre de Carolina. ¿Qué decir? Mentiría si digo que me esta gustando, a decir verdad es soberanamente aburrido. Tal vez porque esperaba encontrarme otra historia de amor, como decia Mary en la entrada anterior. Siempre he sentido que una vez leído un libro de Moccia tienes casi todos cogidos el truco pero este es diferente. Por supuesto está la deliciosa curiosidad de las jovenes por el sexo, el amor y esa impaciencia que tanto nos caracteriza, pero yo diría que queda en un segundo plano.
El libro está más dedicado a otra clase de amor: el amor familiar, y en este caso maternal y fraternal. Continuamente nos habla del amor por su hermano Rusty James y su madre. También hace un viaje sobre la amistad, todo lo que nos importa en muchas ocasiones sin ser reciproco.

En Octubre se habla sobre abuelos, la marcha de Rusty James y poco más. No sé cuanto tardaré en leermelo pero se me esta haciendo eeeeteeeerno.
A los que os gusta Moccia si pensáis leer este libro cogerlo con otra mentalidad, no hay ni un poco del amor que tenía Tengo ganas de ti.
Carolina se enamora.

(Spoilers)


Bueno, el libro me llego casi una semana tarde así que acabo de empezar a leerlo como quien dice. Me ha llamado la atención como se separan los capítulos en este libro, y el par de páginas individuales.
Os explico, el libro se separa en meses y tras el mes leído dedica unas dos páginas a un familiar de la protagonista, Carolina, hablando estos en primera persona. Digamos que hacen su presentación y hablan al respecto de lo que sienten. Es peculiar, he leído todas las obras de Moccia y ninguna tiene esta disposición.

Centrandome en Septiembre (es el capítulo que he leído) es una larga presentación del tipo de vida que lleva y los que la rodean. Las primeras páginas transcurren en presente y te habla de lo que esta apunto de ocurrir (su primera relacion sexual) entonces todo el libro transcurre como en un flashback, ella nos invita contandonos lo que ha tenido que pasar para estar en ese momento. Septiembre comienza hablando de su primer beso, y por su curiosidad por el sexo opuesto. Por supuesto nos hace un retrato de sus mejores amigas, sus padres y hermanos. Además de (los que yo creo) los chicos de su vida. Massi aparece romántico, mayor, un sueño en definitivo. Tenemos al chico sexy de su edad, que intenta besado pero resulta tener novia, Matt y por supuesto a su mejor amigo enamorado de ella, Gibbo. Con este último termina el capítulo, con un beso un poco robado.


¿Me esta gustando? Si, pero veo un poco exagerado todo.. O será que yo con catorce años no era así... Y las experiencias curiosidades que ella se plantea las he tenido ayer como quien dice. Un poco surrealista no sé, me siento identificada por momentos y puedo ser muy cría pero no con esas cosas. Yo creo que debería haberla puesto con dos años más almenos.. No sé. Por supuesto hay momentos en que solo te dan ganas de estrangularla, muy al estilo Babi.

Dos curiosidades: los personajes de este señor siempre tienen que ser un tanto adinerados, y se refiere a los negros como "personas de color" un eufemismo que no me gusta para nada. No son personas de color, son negros, no entiendo porque tanto miedo a esa palabra.
Para leer este relato deberíais escuchar Savin' Me de Nickelback. Podéis encontrar su traducción buscando en google, o youtube.
Solo decir que incluso yo estoy cansada de mí, estoy psicológicamente cansada.


Su historia era un viejo diario cansado de ser usado, tal vez un vinilo desafinado de tanto sonar o un vaso desbordado de penas ahogadas en lágrimas, seguramente era todo esto y un poco más.
Nunca le fue tan sencillo olvidar su historia hasta que apareció él. No venía subido en un corcel, y lo único azul que llevaba era aquel jersey. Ni tan siquiera era tan guapo como en sus sueños, y aún menos poseía todo lo que ella requería, pero aún así se detuvo a mirarlo. Sus ojos dieron paso a felicidad, las manos a cariño, y la sonrisa a amabilidad. Más tarde intento sentir un abrazo, y al verse estrechada incapaz de hacer otra cosa se detuvo a oír los latidos de su corazón. Eran pausados, rítmicos invitandola a dejarse embriagar. Sin duda todo y lo único que necesitaba era a él.
Derepente comenzó a sonar de nuevo la canción, se vio envuelta en lágrimas y escribiendo en el diario. Ella no estaba hecha para ser princesa de nadie, hacía tiempo que aceptaba que un ángel caído. El camino se hace caminando y su camino había sido tortuoso, transitando por los recovecos mas oscuros se encontró a sí misma. Pero eso no la hacía feliz, nunca lo había hecho y ahora menos que siempre. Se pasaba el día asintiendo o negando categóricamente, siempre o nunca.
Miró a lo lejos y sólo suspiró pensando en que tal vez el volvería a rescatarla y despertarla de la pesadilla que la sonreía todos los días.