C O O K I E S ! para comérselas

verano

Por Nagammah L. miércoles, septiembre 01, 2010 , ,

Oh, lo sé. Ya casi ni tengo derecho a escribir en mi propio blog después de todo el tiempo que ha pasado. Un verano un tanto peculiar, como siempre. Os escribiré poco, prefiero deleitaros con un repaso al tiempo estival. Y aún queda.



Y esto fue San Fermín. Unos días de ida y venida. Cinco en total. Gran fiesta, buenas sensaciones. Gente de toda España. Sensacional. Empecé bien el verano, y fue una gran entrada a todo lo que me ha acontecido después. ¿Qué puedo decir? El año que viene repetiré. Caminaré por la Estafeta. Volveré a la piscina de nuevo. Dormiré en marquesinas, en campos y desayunaré en pequeñas cafeterías donde no haya nadie. Bailaré con australianos, se romperán la manga y me la regalaran. Intentaran robarme el iPhone, otra vez. Gritaré y cantaré que soy de Cantabria. Compraré gafas absurdas que llegaran rotas a casa. Terminaré en el amanecer viendo recortes a vaquillas, plaza llena de gente, con niñas engreídas carentes de conocimiento. Tal vez vuelva al coche a dormir a pata suelta. Subiré una vez más al escenario a bailar con todo lleno de gente. Y sobretodo lo compartiré con gente que quiero. Una experiencia maravillosa, una fiesta en todos sus sentidos. ¿Os he dicho que la plaza del chupinazo es enana? Pero da igual, a mi me gustó.

¡Quiero volver a tener esa cara de dormida pese a que sean las cinco de la tarde! Mi primer año en el Descendo del Sella, Ribadesella, Aquasella o como queráis llamarlo.
Una gran acampada, que esta vez fui acompañada aún con más personas que quiero. Nos quedamos con ganas de más, y ya estamos pensando en el año que viene. Más largo, con más independencia y mejor.
¡Adoro la sidra! Que tontería más buena pillé culin a culin. Un jueves raro, pero divertido. Noches acompañada, fuera por quien fuese. Y un fin de semana genial. Tuvimos fiesta, bailamos, gritamos, bebimos hasta casi dormirnos. Mañanas dificiles, sin poder dormir y con ganas de la noche. Ocurrió todo lo que nunca imaginamos que ocurriría. Gorro del sella. Santuario de Piqué. Gafas de corazones, que de nuevo perdí. Fiesta de la espuma, o intento de ello. Escanciadoras natas. Música a todo volumen. Pero la palabra clave fue "post-it" ¡Que tremenda idea! Alguna regalaba abrazos, otra daba besos, yo vendía amigas. ¿Tú que prefieres rubia o morena? Yo tengo de todo. Absolutamente genial. Noches en las que pedían a gritos orgías. Yo tengo la octava maravilla ¿puedes decirme que no? Megáfono. Sí, ¡que idea la del megáfono! Me lo pasé genial. Esos caminos de vuelta en carretera peligrosa. El día que alguno se dedico a parar el tráfico. Poniendo "Campanera" a todo volumen. Y de nuevo, gente de todos los lugares. Málaga, Valencia, Pamplona, Zamora... ¡qué más da! Diría que es algo irrepetible, porque a partir de ahora, sé que nuestros Descensos del Sella serán cada vez mejor. Alguna ya está recogiendo la tienda de campaña de nuevo. Por cierto, a destacar nuestro GRAN cartel de "En Vicio" y así sigo, ..en vicio. También viví el mejor atasco de la historia.

¡Y que decir de todas las demás fiestas! Campeones del mundo de fútbol, Noja, Suances, Torrelavega... y otras tantas por aquí, por allá ¿qué más da? Siempre he estado rodeada y plagada de todas ellas. De sus sonrisas, de sus locuras y caídas.
No me quedaría con ningún momento, me quedo con todos. Nosotras somos así, Impopus, pero felices.
Hemos intentado disfrutar de todo este verano, con alcohol, sin él, pero siempre dándolo todo. Recordaré esa hostia en Noja corriendo, las risas posteriores y lo bien que lo pasamos. También aquella subida en Suances de cuesta, que parecía que no acababa. El cabreo de alguna y su después intento de dormir en la parada de autobús. Los locos de Madrid y la canción del MDMA. Por supuesto no olvidar el waka-waka que esa noche odiamos eternamente. O por supuesto Torrelavega, con alguna llegando a las tantas y las demás mirando a ver si bajaba del autobús, o quizá se había ido para Galicia. Las huidas de bares. La lluvia, o los bailes en el Pasadizo con esa música vieja. La chica que un viento se la llevaba, subida en la Croker. Los perreos continuos, y aquel que me preguntó si era india. Y no cabe duda que jamás olvidaré el día que España dio por culo a Holanda. Gritando, llorando, compartiendo ese momento junto a toda la gente. Cantando en las charangas, riéndonos, y viviendo ese momento tan especial que nos costará volver a vivir. Con Piqué a mi espalda. Un día lleno de orgullo, en el que nos sentimos más españoles que nunca.

Y por último Londres. La boda de mi prima mayor. Poco puedo decir, la mejor boda de las tres que he acudido. Una celebración hindú. Fue especial. En el vídeo mi primo, y el ahora marido de mi prima, haciendo parte de la misa. Maravilloso.


¿Y sabéis que es lo mejor? Que aún no he terminado. Que todavía queda Septiembre; nuestra Virgen de Puerto, y Mallorca. Esperándolo con ganas, y sobretodo con ansia de tener una nueva aventura con ellas.

Y a vosotros que deciros pequeños envidiosos, espero que todo el verano haya sido fantástico. Que hayáis disfrutado tanto como yo, o más. Me gustaría saber que esta entrada os ha gustado. Es un repaso mínimo a el primer verano siendo mayor de edad, los siguientes serán mejores, aún quedan tantas cosas por hacer.
Tened unos grandes días, os veré pronto, creo.

Poppy, la niña envidiosa.

1 comentario:

  1. Jo yo quiero ir a mallorca.. =S jum no es justo es que ademas fijo que os lo pasais genial.. :S qe rabia... :@

    ResponderEliminar

Déjame un sueño