C O O K I E S ! para comérselas

Tu calorro

Por Nagammah L. domingo, mayo 02, 2010 , ,

¡Fin de semana y yo escribiendo! Oh si nena, estamos de fiesta y alegría. El sol está saliendo después de la lluvia, y es que parece que el tiempo acompaña mi estado de ánimo. ¡Feliz, feliz, feliz! ¿Qué me ha pasado? en particular nada, en general nada, sólo sé que anoche fue todo genial y me hace ilusión. Ya sabéis, como una niña con su piruleta nueva. Está todo genial.

Para recordar el striper a.k.a el vaquero, beber como locas para que las copas costasen únicamente tres euros (por cierto, he perdido los descuentos, creo) bailar, reír, caer, levantarnos, hablar, y conocer gente nueva. No sé una buena noche. Ah, por supuesto... hubo tanda de "piropos de camionera" y bastante buenos he de decir pese a que yo... veía poco, y el que antes era feo ahora era guapisimo.

Bueno, me he levantado con resaca pero un sabor dulzón de victoria estaba en mi boca, y es que ojalá todas las resacas fueran después de una noche así. Tras prepararme y todo lo que eso conlleva, fui a por las rosas para mi mami (¡Feliz dia de la madre!) y se las llevo la enana, con el regalo. La encantó, y a mi me encantó verla sonreír. Ultimamente no lo hace tan a menudo, y me siento mal al pensar que parte de la culpa es mía.

Por cierto, no se si os he contado que he sido "tía" mi primo de Londres ha tenido un niñuco precioso. ¡Ai! que ganas de verlo. Suerte de mi hermana... seguirá siendo la princesita de la familia. Y encima la tocan chicos de su edad... no como yo, que me llevo más de diez años con muchos de mis primos.

¿Qué más? ¡Ah si! este fin de semana concierto de Estopa. Mira que en principio no estábamos decididas, pero después de pensar en escuchar "Tu calorro" en directo, creo que merece la pena más que nunca. Presiento que nos vamos a reír un montón y todo saldrá bien. Recemos para ello.

Me apetece dejaros mi sonrisa, es una foto... de hace un par de meses pero es que representa totalmente como estoy hoy. E incluso igual hoy es más grande.

Y ahora un trozo de algo que también lo empecé hace mucho, pero ahí sigue parado y sin nada que decir. A veces me odio a mi misma por no escribir. No se si me falta motivación, quizá inspiración o si solamente soy una vaga, a la cual la importa poco escribir (casi que me decanto por la tercera opción) Pero siempre termino volviendo, en forma de blog, en un foro de literatura o en obras viejas, o como sea, siempre aquí. Como el turrón por navidad. En todo el año te acuerdas de él, pero si no lo tienes el 24 de Diciembre en tu mesa.... malo. No sé.

El sol la encontró tumbada entre sábanas de franela. Dormida, con cara de ángel y sonrisa de pícara. Su cuerpo medio desnudo, y el pelo juguetón entre su pecho. Aquella era Lucía, el demonio hecho mujer para hacerte llegar al infierno disfrazado en placer. Una clase de droga que algunos conocían y siempre querían repetir. La adicción que nunca quiere volver a ti. Una vez era suficiente. Lucía en el mundo de los mortales era un ángel caído, una de esas personas que sabes que debes evitar y únicamente te atrae como si la fuerza de la gravedad fuera su interior.

Poco a poco fue despertando, sus ojos se abrieron y dejaron paso a los grandes ojos azules. Una sonrisa más amplia, perfecta. Y ahora un pequeño salto para levantarse. Se dirigió al baño y abrió los grifos de la bañera. Hoy era un buen día para llegar tarde. Siempre lo era. Caminó hacia el espejo para verse. Las ojeras no habían hecho su aparición. Suerte. Sacó un vestido rojo de seda, y un abrigo. Era frío otoño, aunque Lucía se empeñase en vestirse como si fuera verano. Miró por la ventana aún desnuda, la gente ya estaba en las calles. ¿Qué hora sería? Bien, demasiado tarde para ir a la facultad.

Tras varias horas Lucía decidió sacar su boa negra, esa de mujer fatal que guardaba para las ocasiones especiales.
Cogió su móvil y busco en sus contactos: Guillermo. Buena elección.

-Hola Guillermo soy Lucía, la chica que conociste en el Saint Tropez ¿te acuerdas? –ríe ante su propio comentario, cualquiera se acordaría de Lucía-
-Claro esperaba tu llamada ¿te apetece quedar?
-Quedamos dentro de una hora en el café de Sowe, nos vemos.


Teléfono colgado. Un día completo para la pequeña Lucía
Bueno espero que os haya gustado todo. Y... recordad, sed buenos, el karma está siempre tras vosotros.

Poppy, la niña envidiosa.

2 comentarios:

  1. solo digo: ME PICO Y ME CONVIERTO EN BOLA PINCHO... X.X jajajajaja

    ResponderEliminar
  2. tu perfume es el veneno q contamina el aire q tu pelo corta... q grande estopa

    ResponderEliminar

Déjame un sueño