C O O K I E S ! para comérselas

Tatuajes

Por Drama Queen jueves, abril 22, 2010 , , ,

¿Os habéis fijado? un par de horas y ya estoy aquí. Es para que cuando no actualice parezca que lo hice mucho. Ya me conocéis yo siempre haciendo trampas.

Por cierto, ¿os habéis fijado? yo teniendo que escoger uno de mis defectos y la envidia. Y es que la envidia me lleva a los celos constantemente, y ya sabemos que esos a mi me pierden. Un Pecado Capital. Hoy, bueno, ya ayer, hablando con alguien me he fijado que cumplo la mayor parte de los Pecados Capitales, instintivamente he pensado "joder, que bien me lo voy a pasar en el Infierno" y después he pensado en el primer tatuaje que siempre me he querido hacer, ahora lo entenderéis todo.

Bueno, parece que últimamente estoy de mujeres (voy acabando harta de los hombres, aunque sólo me gusten ellos, que desgracia) En la foto tenemos a Kat Von D, tatuadora.

La conocí con el programa Miami Ink y más tarde en su propio progama y tienda L.A Ink. Y por supuesto es una grandísima tatuadora de retratos en blanco y negro.
He seguido su trabajo y a cada cual mejor, por eso para ella tengo reservado, espero, mi tercer tatuaje. Pero bueno, empecemos por el primero.

Recuerdo que a mi tierna edad de trece años, tampoco han pasado muchos más, vi la película SLC Punk. Os la recomiendo a todos, por cierto. Yo recuerdo que en esa época tonteaba con lo punkie, los pinchos, movimiento antisistema y ese largo etcétera que heredamos de la época de los '70. Y al ver esa película me enseñó muchas cosas, como que las reglas se rompen desde dentro, no escupiendo desde fuera. O que ir con el pelo azul no te hacia más punkie.
Bueno, que me desvío. El caso es que en una de las escenas, sale el amigo del protagonista... y enseña el culo y cual fue mi sorpresa al ver tatuado un 666. Mi menté idiota, o privilegiada, aún no lo tengo claro, se prometió a si misma que se haría ese tatuaje, pero con una condición. ¿Y cuál es esa condición? Pues que solo me lo puedo hacer mientras tuviese 18 años. Lo cual significa que este año debo hacerlo. Bueno, poco más de medio año me queda. Espero que el verano sea lo suficiente locura para hacérmelo exactamente igual. Es que me apetece hacerlo en un 24h de esos que entras y sales con él hecho. ¿Raro? Quizá, pero a mi me excita la idea.

Mi segundo tatuaje, unos versos de Neruda. Que además son los dos últimos de "Puedo escribir los versos más tristes esta noche". ¿La razón? siempre he creído que he vivido para escribir, y para que escriban en mi vida. Adoro a Neruda, y recuerdo que en mi primer desengaño amoroso supe que estos dos versos terminarían tatuados en mi piel. Se clavaron cuando los leí. ¿El lugar? aún no lo tengo dedicido ya que son algo largos. Me hace especial ilusión, no sé, seguramente alguien más lo tenga tatuado, pero se que los celos no me matarán porque nadie lo hará por la misma razón que yo. Bueno, aquí os dejo los versos:
"Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo"

Y por fin llegamos al más sentimental al tercero. Además este quiero que me lo haga Kat Von D, soy consciente de que lo haría genial, y quedará genial. En mi omóplato izquierdo, Él, esa foto en la que sale guapísimo, en la que me transmite todo lo que fue, es y será. Porque cuando levanto la vista le veo, y le siento. Quienes me conozcáis sabéis de que hablo, y a los otros... algún día tendrá su entrada, por ahora, prefiero no hablar sobre Él.


Bueno, ya os dejo llamarme loca e insensata por mis futuros tatuajes. El primero llegará pronto ¡que ganas! me apetece sufrir por placer, e ilusión. Si al final será verdad que soy masoquista.
Por cierto, os diré que a mi derecha, lo que está entre comillas y letra cursiva es de la canción Cantando - Violadores del Verso que por supuesto os la dejo en esta entrada para que la oigáis. Me encanta, y espero que a vosotros también. Aunque no seáis muy aficionados al rap escuchadla, tiene un gran feeling. "Ven que vamos hacer un pacto yo y tú sonrisa" ¿Ofreces tu sonrisa?

Bueno, poco más puedo contaros. ¡Ah si claro! Señor A gracias por la invitación a Graná (como tú dirías) quizá asi te metería prisa para ese cuadro que me debes. Tarde o temprano me lo cobraré. Es que acabo de recobrar la conciencia de esa conversación.
Después de este mensaje interpersonal (queda bien esta palabra ¿verdad?) me despido, y os invito a que sigáis el trabajo de Kat Von D, porque es muy bueno...

Poppy, la niña envidiosa

1 comentario:

  1. Parece que soy la primera persona que va a postear un comentario aquí.
    Como son las cosas,¿eh?
    Me gusta mucho tu blog, su estilo y tu forma de redactar.
    Sigue así, que no lo haces nada mal.

    Un besazo, Alcoholidays.

    ResponderEliminar

Déjame un sueño