C O O K I E S ! para comérselas

im a big girl in a big world, its not a big thing

Por Drama Queen viernes, abril 30, 2010 ,

Bueno, lo prometido es deuda, y aquí estoy, con mis palabras de niña mentirosa, con mis sentimientos de índole no-importante, y sobretodo intentando ser la mujer que nunca seré, y es que días como hoy me pregunto quien soy y por qué soy yo.

Día extraño, de esos que te duele la barriga, el corazón ríe y llora, y la cabeza sólo intenta gritar cuando la boca no responde. Momentos de euforia, alegría y felicidad que no contra restan la curiosa melancolía que anda por mi vida, la infelicidad de no llegar a verme, y el aburrimiento de lo cotidiano, de lo que antes me hacía levantarme expectante. Se dice que cuando las cosas dejan de sorprenderte, incluso lo que vemos todos los días debería hacerlo, es que hay un problema. ¿Problema? Quizá yo sea el problema andante y parlanchín. A veces me duele andar con la cabeza alta porque se que no tengo derecho hacerlo, ¡Cuanto enredo sin sentido!
No sé si soy yo quien enreda las cosas, o realmente existe un destino que haga lo que haga siempre me llevará a la misma meta. Me niego a ver nuevas fronteras, cierro puertas pero no veo la ventana abrirse, espero de la gente lo que yo no doy ¿Y qué mas da? Yo soy lo suficientemente imperfecta para hundirme un poco más, si cabe.
Hoy me apetece una sonrisa distraida, una mirada que me mate, una lágrima de felicidad, sobre todo me apetece ser yo sin importarme que ocurrirá mañana. Poco a poco me siento desfallecer entre tanto castillo de naipés. El viento cada vez esta más cerca y suena a tempestad.
No sé si pienso en la felicidad pasada, en la que nunca tendré o en la que no tengo. Todo es tan complicado, a veces quisiera no pensar y hoy es ese día. Me sentaría a ver el mundo pasar sin nada que me perturbe, con la mente en blanco, sólo observar, nada más.
Estoy harta de promesas a mi misma, de mañanas que no llegan, de sueños imposibles... ¡que no! que yo nunca he estado hecha de eso, o sí... pero no he caído en pequeños clichés sin importancia, los que ahora me ahogan.
¿Qué mas da? Soy una gran chica en un gran mundo, y eso no es una gran cosa (Escuchad esta canción que sin duda ha sido la que me ha hecho explotar este momento de sinceridad conmigo misma Big big world - Emilia, es una canción de desamor pero a mí sólo me interesa lo ya dicho... porque lo otro, en fin, alguien me dijo "¿Quién te va a querer a ti?" ¡Y qué razón tiene el Santo!) Nadie me conocerá como ocurrió con otras grandes chicas, y seguramente termine haciendo menos para el gran mundo.

Los que me conocéis un poco ya sabéis que cuando me entran estos días tan raros y locuras transitorias me vuelvo más enamoradiza que nunca, y leo más mis libros de princesas, esos que tanto me hacen reír y soñar (ya sabéis que la Fe no es un Don que se me concedió) Pero bueno, ya el otro día os comenté que se estrenaría "Perdona si te llamo amor" y aquí os traigo el trailer. Ya sé que muchos de vosotros sois chicos duros, otros intelectuales y no veis películas para niñas, pero bueno, lo pongo a riesgo de llamarme cría, quinceañera o lo que sea, recordad, lo soy. Sólo espero que algunos os acerquéis al cine, u os la descarguéis (espero que Ramoncín no me lea) y la veáis con alguien que os apetezca, un poco de amor nunca viene mal en la vida de nadie. Yo ya os contaré como lloro, o cuanto me enamoro de Álex.



¡Ah! por cierto, espero que estéis preparando ya esos regalos para el Día de la Madre, que es de bien nacidos ser agradecido. Mañana, o bueno, hoy pero más tarde ya os contaré cual ha sido mi sorpresa.

Me despido, espero que a alguno le haya hecho feliz esta entrada. Que sepas, que de vez en cuando sólo escribo para ti.

Poppy, la niña envidiosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjame un sueño